viernes, 6 de agosto de 2010

Apendice a "CREDULIDAD"


Como apendice al "post" anteriór, os dejo esta fotografia reciente de Sú Alteza Felipe de Borbón estos dias en Mallorca. Luce en el cuello un parche de titanio con supuestas propiedades "energizantes" y "revitalizantes".

Ahora que las pulseras con supuestas propiedades terapeúticas van a la baja, ha irrumpido en el mercadillo de los remedios milagrosos este parche supuestamente beneficioso.

Y como en este país rapidamente estas modas se imponen por imitación, y habida cuenta de quién lo luce, a la compañias distribuidora le auguro un ascenso meteórico de ventas en las próximas semanas.

Parece ser que es lo último en este tipo de talismanes pseudocurativos.

También os dejo un emlace con Magonia, una página especializada en denunciár este tipo de supercherias y timos pseudomédicos.

Como dice el inmorál de Timoteo, " No somos nada, y en calzoncillos, menos".

4 comentarios:

  1. En mi comentario a la entrada anterior decía convencido que el uso de esos parches estaba ligado al bajo nivel de formación. Estaba claro que me equivocaba, tienes razón que en el tema de la salut, de evitar el dolor y de alargar la vida, a veces se pierde el el sentido común por mucha educación que se tenga.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Mira Rodéricus, a mi es que el príncipe Felipe me toca la pera. Un tío que puede volar, cuando le salga de su real nabo, en un F-18, Mirage F1, etc. etc. y lo vez siempre cogidito de la mano de la Letizia, ejque...

    6 de agosto de 2010 02:34

    Publicar un comentario en la entrada

    ResponderEliminar
  4. Queridos amigos, esta es la prueba del nueve que demuestra que además de formación, una persona debe tenér también sentido común.

    Carlos, consuelate pensando que puedes salir a la calle de una manera anónima, precindiendo de doce escoltas, y que salvo pillár un F-18, puedes hacér tranquilamente lo que te dé la reál gana. Debe sér horrible ser el centro de todas las miradas las 24 horas del dia.
    Reconozco que Doña Leticia es una belleza, pero para mi gusto le faltan algúnos kilos de peso.

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.