jueves, 3 de agosto de 2017

HUIR




Ha llegado el momento de huir.

Huir del ruido continuado buscando el estallido del silencio, solo roto por el canto de los vientos.

Huir de las multitudes, buscando las sendas de la soledad entre los bosques.

De trepar por las peñas del viejo monte, buscando el dolmen de la cumbre, para acariciar sus milenarias piedras buscándoles su significado, preguntando sin esperar respuesta.

De sentarse al atardecer en la puerta del viejo granero, escuchando las lejanas esquilas del ganado retornando a la aldea por caminos casi eternos.

De ver el sol perderse en el horizonte, y encenderse el palio de estrellas que marcan la ruta de Finisterrae.

De silenciar mis pensamientos y escucharme a mi mismo.

De volver a respirar.

De dormir sobre la almohada de la tierra bajo el viejo manzano.


P.D.

- Os escribe Timoteo, el hermano pequeño del  "chiflao"  de Rodrigo. Nos largamos de vacaciones, como de costumbre al quinto co.. ( piiiip), alejados de la civilización, y sin un solo bar en quince kilómetros a la redonda.  Rodrigo estará encantado, los perros aún más, y un servidor, ¡¡ desesperado !!.

Volvemos a final de mes, si es que no nos han devorado los lobos, o algún oso despistado.

Feliz descanso para vosotros también