domingo, 20 de mayo de 2018

EL DISCURSO DEL PRESIDENTE ( RELATO IV )



Artúr Vila colgó el teléfono de su despacho y se puso la chaqueta mientras franqueaba la puerta del cubículo. Le acababan de avisar que el ministro se había personado en el concesionario para recoger su nuevo coche.

Estrechó la mano de Ernesto con la mejor de sus sonrisas, y le guió por las dependencias hacia la zona de talleres. Allí, junto a la salida estaba el nuevo juguete gris de Ernesto. Un mecánico estaba pasando una gamuza sobre la piel metalizada en gris oscuro de aquel monstruo.

Sentados dentro del coche, Artúr iba indicando al cliente la configuración básica del coche, como ajustar la posición de los asientos, los espejos retrovisores, la disposición de los indicadores en el tablero y la disposición del cambio de velocidades.

Cuando Artúr iba a extender sus explicaciones al sistema electrónico de sonido, navegación y "manos libres", Ernesto cortó el monologo del jefe de ventas de una manera algo abrupta.

-- Discúlpeme, pero tengo algo de prisa. Ya me pondré al dia con el manual de usuario. Tan solo explíqueme como conectar el móvil al sistema de manos libres.

Artúr le guió en el proceso de sincronización, hasta que el sistema informático del coche reconoció al telefóno móvil del ministro y se enlazó con él.  No exteriorizó haber percibido la descortesía del ministro

-- Bien, no queda nada más, señor Fernández, le deseo que disfrute de su nuevo automóvil. Siga los intervalos de las revisiones indicados, y para cualquier asunto, ya sabe que estamos a su disposición.

Desde la puerta del taller, Arturo y el mecánico observaron como el coche se incorporaba al tráfico intenso de la calle Urgell.

-- ¡¡ Vaya un tipo arrogante !!.-- El mecánico no había podido evitar escuchar la conversación mientras repasaba la carrocería con el abrillantador.

-- No mucho más que la mayoria de los que tenemos, Luís. Y para ir bién, necesitamos media docena mas como ese cada més.

Ernesto aprovechó la pausa de un semáforo para llamar a Núria Méndez a su número de teléfono móvil. 
Tenia el número indexado como "Méndez" en la agenda de su teléfono móvil. 
Una precaución de seguridad doméstica, igual que la de borrar su  número del registro de llamadas al terminar sus conversaciones. Exactamente igual que los mensajes que intercambiaban media docena de veces al dia.
Victoria nunca había dado señales de fisgonear en su teléfono, pero todas la precauciones siempre eran pocas. 
En sus largos años en política, había aprendido que la información era una herramienta muy útil y peligrosa. Y ya por costumbre, nunca dejaba cabos sueltos, por inocentes que aparentasen ser.

-- Buenas tardes cariño, . . . .si,  ya estoy de vuelta en Barcelona. ¿ Donde estás ahora ?. . . . bién, pues espérame en la puerta de casa dentro de diez minutos, tengo algo nuevo que enseñarte. . . . Y que podriamos celebrar juntos, si no tienes nada que hacer esta tarde. . . .Si, he conseguido librarme de esos "plastas" de mi escolta por hoy. . . .No, Victoria no sabe que ya he llegado. . . .   Otro beso para tí, hasta ahora.

( continuará )









martes, 8 de mayo de 2018

EL DISCURSO DEL PRESIDENTE ( RELATO III )


Ernesto descendió de coche oficial a la puerta del concesionario, al mismo tiempo que sus escoltas.

-- Chicos, no es necesario que  me acompañéis. Podéis tomaros la tarde libre. En cuanto saque el coche del garaje, pondré rumbo a casa. Y no pienso moverme de allí en lo que queda del dia.

Higinio Valverde, suboficial de la Guardia Civil y jefe de la escolta personal del ministro carraspeó para aclararse la voz y replicar la orden de su jefe.

-- Disculpe señor Fernández, pero. . . . 

-- No me discuta, Valverde, es una orden. ¿ No vé que en este local no hay peligrosos anarquistas ni tampoco un piquete de los Comités de Defensa de la República  ?. . . .No se me ocurre un lugar mas tranquilo en toda Barcelona.

Valverde se irguió instintivamente en posición de firmes, y con una mirada envió al otro agente de la escolta  la orden de embarcar en el coche oficial.

-- Bién, le esperaremos aquí y le escoltaremos hasta su casa.
-- ¡¡ No !!, les he dicho que se vayan, tomense el resto del dia libre, vayan por ahí a tomarse unas tapas y unas cervezas, ¡¡ por Dios Valverde, relájese y déjenme en paz una cuantas horas !!.

Valverde permaneció unos segundos en silencio, sosteniendo impasible la mirada del ministro.

-- Muy bién, de acuerdo señor Fernandez, Victor y yo nos tomaremos algún pincho de tortilla a la salud de su nuevo Mercedes.

Valverde se subió al coche oficial rezongando para sus adentros. Cuando le asignaron la escolta de Fernández,  supo que iba a tener un trabajo mas complicado de lo habitual en otras ocasiones. Aquél nuevo ministro del Interior apenas superaba los cincuenta años de edad, al contrario que sus antecesores, casi todos bien entrados en la sesentena y de rutinas mas reposadas y caseras. Ademas, había insistido en mantener su residencia en Barcelona. Bien, quién se había negado en redondo a trasladarse a Madrid había sido la esposa del ministro, Victoria, provocando que su esposo viajase a Madrid de lunes a viernes, y volviese los fines de semana a la mansión de Sant Cugat del Vallès. 

Lo que Valverde ignoraba, era que la relación de Ernesto Fernández-Martí con su esposa Victoria no pasaba por buenos momentos tras treinta años de matrimonio. Y por eso Ernesto prefirió respetar el deseo de Victoria de seguir viviendo en Barcelona para evitar males mayores. 

Los divorcios seguían siendo desagradables a los ojos de la cúpula del partido, denotaban inestabilidad emocional, y divorciarse de Victoria podía afectar a su carrera política. Y Ernesto era alguien ambicioso, muy ambicioso.

Además, existía otra razón para que Ernesto siguiera residiendo en Barcelona, y que Valverde tardó muy poco en descubrir : se llamaba Núria, era una treintañera morena y muy atractiva, que residía en un duplex muy acogedor del exclusivo barrio barcelonés del Putxet.  Un ático cuyo alquiler corría a cargo de Ernesto.

-- Bién, a donde les llevo.

La voz del chófer sacó de sus cavilaciones a Valverde. Miró a Victor, el otro escolta.

-- Victor, tenemos la tarde y la noche libres, ¿ hacen unas cervezas en la taberna vasca ?.-- Ante el asentimiento silencioso de Victor, Valverde le respondió al chofer :

-- Déjanos en la calle Casanova, y llévate este trasto al garaje.


( continuará )







martes, 1 de mayo de 2018

VICIOS PEQUEÑOS ( XIV )

Otra entrega  de mis trabajos de modelismo, esta vez es un curioso vehículo anfibio, 
un "Schwimmwagen" o modelo "166", una modificación del conocido "Escarabajo" Volkswagen adaptado a las necesidades del ejército alemán en la segunda guerra mundial.





Partiendo de esto ....


.... después de unas cuantas horas de minucioso montaje y pintura....






... he conseguido llegar a "esto".

Para realizar estos modelos, suelo hacer una investigación bastante exhaustiva buscando fotografías de la época que me den ideas en cuanto al aspecto y el acabado de estos vehículos, aviones, o cualquier cosa que tenga entre manos.

Y  uno descubre a veces en estas búsquedas pequeñas historias fascinantes, como la siguiente fotografía



Un viejo "schwimmwagen" dedicado a un fin mas noble que su cometido original :
prestar servicio a los bomberos de Venecia para alcanzar incendios en zonas de la ciudad rodeadas por los canales.

Supongo que debió ser una unidad abandonada por los alemanes en su retirada de Italia, y que después de décadas de olvido, alguien decidió restaurar para dedicarlo a un trabajo realmente útil.

Como dice un refrán italiano : "Un bello final, toda una vida honra".



domingo, 29 de abril de 2018

EL DISCURSO DEL PRESIDENTE ( RELATO II )



Eran poco mas de las nueve de la mañana cuando el camión de transporte empezó la descarga de los vehículos recién llegados al concesionario ubicado en el ensanche barcelonés, en una manzana con forma de cuña entre dos populosas avenidas.

Artur Vila, el jefe de ventas recibió la remesa  de documentación del envio de manos de uno de los mecánicos encargados de la limpieza y puesta a punto para las entregas. Revisó la media docena de carpetas, y encontró la que estaba buscando. Una correspondiente a un modelo CLS 500 extra premium gris oscuro de 408 caballos.  Repartió el resto de las carpetas entre los vendedores para que los clientes fuesen avisados de que ya podían pasar a recoger sus nuevos coches. Con la carpeta del 500 bajo el brazo, entró en su despacho, se sentó a la mesa y buscó una tarjeta en uno de los cajones del escritorio.

Marcó un numero escrito a mano en aquella tarjeta, el prefijo correspondía a Madrid.

-- Buenos dias, querria hablar con la señorita Elsa  Roca, por favor... si, soy Artur Vila, de Automóviles Fulánez, de Barcelona. Bien, espero....

Elsa Roca, la secretaria personal del ministro descolgó el teléfono en su despacho del ministerio del interior.

-- ¿ Quién dice que es ?... ¡¡ Ah!!, si, páseme la llamada, por favor....
-- ¿ Señorita Roca ?, buenos dias, soy Artur Vila, director comercial de Automóviles Fulanez. El motivo de mi llamada es comunicarle que ya tenemos en el concesionario el nuevo automóvil del señor Fernández-Martí. Puede pasar a recogerlo en el momento que crea conveniente.
-- Gracias señor Vila, yo le paso nota inmediatamente al señor Fernández, y el se pondrá en contacto con usted para ultimar cuando pasará a recogerlo.  Buenos dias.

Elsa colgó el aparato, y sacó su teléfono móvil del primer cajón del escritorio. Ernesto mantenía una reunión con altos mandos de la Guardia Civil en su despacho, y había dado instrucciones claras de que no se les interrumpiese por ningún motivo. Después de tantos años de trato con Ernesto, Elsa no tenia muy claro si aquella era una reunión de trabajo formal por alguna cuestión importante, o bién que Ernesto había montado una sesión de confraternización regada con güisqui reserva con los uniformados, esas a las que su jefe recurría de vez en cuando para "engrasar" sus buenas relaciones con sus subordinados.

A pesar de que podía hacerlo, decidió no irrumpir en el despacho. La última vez que interrumpió una de esas reuniones con reserva de doce años, había notado una cierta incomodidad de los reunidos al ser sorprendidos por ella con los vasos sobre la mesa de reuniones.

Abrió la aplicación de mensajería, y seleccionó el número privado de Ernesto. 

"Ha llamado el señor Vila de 
Automóviles Fulánez, de Barcelona,
ya tienen allí tu nuevo "juguete",
puedes pasar a recogerlo cuando quieras".

Elsa recibió sorprendida la respuesta a su mensaje apenas dos minutos después a través de la linea interna :

-- Elsa, cariño, gracias por el aviso. Por favor, reservame plaza en el AVE para Barcelona de las doce y treinta de mañana.

Elsa realizó un par de llamadas, en la primera reservaba tres plazas de primera clase en el tren de alta velocidad del dia siguiente. Nunca había problemas, los de ADIF siempre tenían un puñado de plazas de cortesía reservadas para los miembros del gobierno. La segunda fué para avisar a la seguridad interna del ministerio del cambio de planes del ministro, había que enviar un par de escoltas con su jefe para garantizarle un viaje tranquilo de vuelta a casa, y que el coche oficial recogiese al trío en la estación de Barcelona.

Había notado una cierta excitación en el tono de voz de su jefe, y además había utilizado el término "cariño" para dirigirse a ella, a pesar de que sabia perfectamente que a ella le desagradaba aquella familiaridad. Había sentido algo de desasosiego al oírle dirigirse a ella con aquél calificativo. La vieja pesadilla había lanzado un destello desde el pasado, desde la trastienda de su alma.

Echó mano del espejo que guardaba en el cajón del escritorio, y se miró en el reflejo. Bajo los rasgos de una esplendida mujer madura, seguía viviendo aquella jovencita angustiada. Tras unos instantes, se repasó el carmín de sus lábios con el lápiz pintalabios. Había convertido aquél gesto en algo terapéutico cuando se sentía desasosegada, o algo le preocupaba.

Guardó el espejo y la barra de carmín. Y refunfuñó en voz alta para si misma :

-- No tiene remedio, sigue siendo un puto crio.

( Continuará )


viernes, 20 de abril de 2018

EL DISCURSO DEL PRESIDENTE ( RELATO )


Eran las diez de la mañana, y Klaus Hoffmann ocupaba su puesto de trabajo en la cadena de montaje de Borrs Elektro Gmbh, cerca de Stuttgart.  Acababa de regresar a su lugar en el banco de verificación, tras una pausa de descanso de veinte minutos.

Había iniciado su turno de trabajo a las seis de la mañana de aquél dia a finales de Junio del año 2.014. Había salido durante el descanso al patio de la factoría. El dia había amanecido claro y sin nubes, anticipando una jornada calurosa en aquellas latitudes. Klaus habia fumado un pitillo recreandose  en aquél sol veraniego, que le anticipaba la llegada de sus ansiadas vacaciones. Aquél invierno pasado, se le había hecho muy largo. Su piel parecía beberse aquél radiante sol, despues de tantas semanas sin apenas verlo.

De regreso a su puesto en el banco de pruebas, siguió con su tarea. Esta consistía en verificar las unidades centrales del sistema de seguridad Airbag  que suministraban a varios fabricantes  de automóviles. Los modelos que verificaba aquella mañana, irían destinados a la cercana planta de Mercedes Benz. Conectaba las unidades a un terminal de ordenador, cuyo programa verificaba que todos los componentes electromecánicos  de la unidad funcionasen adecuadamente. La interfaz del ordenador, le indicaba en el menú de su pantalla que todo el equipo funcionaba correctamente, y que el sistema accionaria correctamente los diferentes sacos de aire del vehículo, y que dispararía también los tensores pirotécnicos de los cinturones de seguridad. Cada función tenia un apartado en la pantalla, cuya ventana final debía iluminarse en verde con la palabra "correcto" al final de cada chequeo.

Raramente aparecía alguna unidad que por diferentes razones no superaba las pruebas del ordenador de chequeo. En este caso, Klaus separaba aquellas piezas en la zona de rechazo, con una etiqueta adhesiva que identificaba en que función del aparato se había detectado el fallo.

Lo que despues sucedía con aquellas piezas defectuosas, Klaus lo ignoraba. La realidad es que la mayoria eran destruidas. La empresa consideraba mas caro reparar las averiadas, que asumir las perdidas de los conjuntos defectuosos. 

Salvo algunas que de vez en cuando,  Ernst Schwarz, el jefe del departamento de calidad, hacia circular otra vez por la linea de verificación con un nuevo numero de serie. Era su manera de comprobar que "sus" verificadores trabajasen con los ojos abiertos en sus dos turnos de trabajo.

Klaus supo que Nicole Klein estaba cerca de él antes de verla o escuchar su saludo. Podía oler aquel maravilloso perfume floral y de cítricos que ella usaba habitualmente, a Klaus le encantaba aquella fragancia, y le encantaba aún más Nicole. Un segundo mas tarde, escuchó su voz a sus espaldas.

-- Buenos dias Klaus, ¿ como lo llevas hoy ?.

Klaus pertenecía a un grupo de amigos que se había formado tras conocerse todos trabajando en la empresa. Nicole era tambien miembro de aquel grupito que había congeniado, y que de vez en cuando organizaban alguna salida juntos los fines de semana.

Klaus conectó otra central al ordenador, y mientras se giraba en su silla, pulsó la tecla "enter" del ordenador.

-- Hola Nicole, ¿ a que se debe tu agradable visita ?.

-- Verás Klaus, las chicas del grupo hemos pensado  regalar a Joachim y Helga el arreglo floral de la iglesia para el dia de su boda, haciendo un fondo común entre todos. Salimos a cuarenta Euros por cabeza. ¿ Puedo contar contigo también ?.

La verdad es que la boda de Joachim y Helga le importaba un rábano a Klaus, no eran precisamente sus miembros del grupo favoritos. Pero si se lo pedia Nicole, no podía negarse. No podía aparentar ser un tacaño o dejar ver su desinterés por el bodorrio ante aquella maravillosa mujer. 

Mientras hablaba con ella, echando un vistazo de reojo al escote de la bata de trabajo de la muchacha, sus manos seguían con los movimientos mecánicos de la verificación sobre el banco de pruebas.

-- Pues claro que sí, simpatica. Cuenta conmigo, al acabar el turno te daré el dinero.-- Dijo Klaus con la mejor de sus sonrisas.

La chica le devolvió la sonrisa a Klaus, y se despidió de él.

-- Nos vemos a la salida.

Klaus contempló algo embobado como Nicole caminaba alejandose de él por la linea de montaje. Aún perduraban en el aire los ecos aquél perfume tan sugerente. Klaus desconectó la unidad sin mirar a la pantalla, y el ordenador pasó a la pantalla de espera.

Suspirando al recordar el escote de Nicole, colocó sobre la placa de la unidad la etiqueta de verificación con su numero de operario y la fecha, y la colocó en la caja de plástico de las unidades verificadas, junto a otras once. Accionó el pedal de la cinta transportadora para alejar la caja llena, y que otra vacía ocupase su lugar.

Si Klaus hubiese prestado atención a su pantalla, habría visto que uno de los medidores de deceleración de la ultima placa no funcionaba correctamente, y que su ventanilla había estado parpadeando en rojo en la pantalla. Pero al desconectarla, el ordenador se había reseteado automáticamente a la espera de otra unidad.

No era una unidad defectuosa introducida a prueba en la linea por el jefe de calidad.

Una hora mas tarde, aquella central de "airbag" llegaba, con cuatrocientas idénticas más y de números de serie consecutivos, a la puerta catorce del almacén de la cercana fábrica Mercedes Benz en Stuttgart. Tras ser registrada en la recepción de materiales con un lector de código de barras láser, la central fué enviada a su destino, la linea de montaje del modelo CLS.

A ultima hora de la tarde, la placa defectuosa fué montada bajo el tablero de instrumentos de un CLS de color gris.  El código de la etiqueta de aquél vehículo, indicaba que estaba personalizado con todos los accesorios de gama alta opcionales, incluyendo tapizados en cuero natural y un equipo de sonido casi profesional, y que su destino era un concesionario  en Barcelona, España.

A la mañana siguiente, un tren de carga enfilaba hacia el sur  con un centenar largo de vehículos Mercedes en sus vagones. El tiempo había cambiado, y la locomotora diesel se abría paso hacia la soleada España entre diluvios de lluvia cayendo sobre ella.


( continuará )




martes, 17 de abril de 2018

LA INMADUREZ Y LA IGNORANCIA EN EL PODER


El pasado domingo dia 15 de Abríl, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, realizó un acto institucional en el barcelonés y muy popular barrio de la Barceloneta con el fin de rebautizar una de sus calles mas importantes con el nombre del malogrado actór y humorista Pepe Rubianes.

Colau efectuó un discurso donde buscó la emotividad, quizás para resarcirse y consolarse del naufragio que han sufrido sus proyectos dias atrás en los plenos municipales, donde el proyecto de la conexión de los tranvías a través de la Avenida Diagonal ha quedado aplazado "sine die", así como el proyecto de "multi-consulta" a la ciudadanía de Barcelona.

En su discurso, la alcaldes se permitió el lujo de insultar al Almirante Cervera, cuyo nombre ostentaba la calle hasta ayer, llamándole "facha".

No deja de sorprenderme el uso y abuso de conceptos como "facha" o fascista hacen algunos miembros de nuestra alegre clase política. Están consiguiendo con este uso intensivo devaluar el concepto de estas palabras, convirtiendo en algo banal a la maldad mas absoluta que ha conocido la humanidad.

Dudo mucho que la señora Colau sepa o se haya informado de quién fué Pascual Cervera Topete .

El almirante Cervera falleció allá por 1.909, décadas antes de que surgiera el fascismo en Italia, y se extendiera por media Europa.

Pascual Cervera asumió la jefatura de la flota española en el Caribe durante la guerra Hispano-Americana de 1.898.  Asumió las órdenes superiores de hacer frente a la flota Norteamericana muy en contra de su voluntad, sabiendo que aquello seria un sacrificio inútil de barcos y de hombres, y solo su particular interpretación de las ordenes recibidas, evitó una masacre aún mayor.

Sobrevivió a aquél desastre, aunque cayó prisionero de los norteamericanos.

Tras los acuerdos de paz de París, fué puesto en libertad y regresó a España

Aunque pueda sonar extraño, y aún mas extraño le sonará a la señora Colau, en la Cuba actual de Castro consideran al Almirante Cervera un auténtico héroe, que tiene un par de monumentos en la isla dedicados a su memoria. Además, el gobierno cubano ha declarado los restos de los buques españoles "monumento nacional".

El régimen cubano considera un héroe a alguien a quien usted ha tildado de "facha", curioso, señora Colau, ¿ verdad ?.  Parece que la Cuba de Fidel, al que tanto ustedes idolatran, le lleva la contraria.

Seguramente en la Barceloneta de hoy, haya descendientes de marineros que salvaron sus vidas gracias a que Cervera no era ningún "patriota" fanático.

Cada dia que pasa, es mas patente la incapacidad y la falta de preparación de nuestra clase política para ocupar puestos de responsabilidad, y realizar su trabajo de una manera eficiente y equilibrada.

Las incoherencias oratorias de Rajoy, el falso y completamente inútil "master"  de la señora Cifuentes, y su cinismo a insistir en la mentira, etcetera, etcetera........

Pero lo de la señora Colau, ya empieza a ser patético. Su forma infantil  y "naif" de gobernar Barcelona provoca vergüenza ajena.

Y seguramente, si Pepe Rubianes volviera a la vida y hubiese presenciado el acto, habría mandado a hacer puñetas a los organizadores, y al hecho de dedicarle esa calle.

Se habría marchado a la taberna que frecuentaba allí mismo, y pedido una cerveza fresca acompañada de unas anchoas.

Porque Rubianes tenía un espíritu ácrata y "pasota", y tanta pompa y circunstancia le provocaba alergia.

Por cierto, Rubianes amaba intensamente a Cuba y al pueblo cubano. Descansa en paz, genio.



lunes, 9 de abril de 2018

QUE ESTÁ PASANDO EN CATALUÑA


He leído estos dias pasados este ensayo sobre la situación política y social catalana actual que publicó a finales del año pasado el novelista y escritor catalán Eduardo Mendoza.

De el como escritor, admiro su extensa trayectoria. Le descubrí allá por el lejano 1.977 a leer su novela "La Verdad Sobre el Caso Savolta", la cual me impresionó tanto por su calidad literaria, como por su ubicación temporal, en la Barcelona de la primera centuria del siglo XX.

Una buena época para los negocios del empresariado catalán, que se enriqueció suministrando armas, uniformes y pertrechos a los dos bandos enfrentados en la  primera guerra mundial, sin hacerle ascos a la procedencia del dinero que llegaba a espuertas a cambio de todo lo necesario para mantener en funcionamiento a inmensos ejércitos.

La acción recorre la Barcelona de la época, desde las mansiones de la burguesía industrial, las fábricas sacudidas por los conflictos sindicales, hasta los lupanares mas infectos del Barrio Chino

Sobre esta novela, se realizó un guion cinematográfico, que en 1.979 llevó a la pantalla el director Antonio Drove, con un discreto éxito. Para mi gusto, la película no consiguió reflejar el espíritu de la novela debido a un guión muy aligerado y cuyo final no tenia nada que ver con la obra original.

El título original deberia haber sido "Soldados de Cataluña", una ácida ironía, pero mas irónicamente aún, la censura franquista no lo permitió ( se publicó la primera edición en 1.975, con el dictador aún presente en cuerpo mas muerto que vivo ) y hubo que bautizarla con el que conocemos.

Desde entonces ha sido uno de mis autores de ficción favoritos.

Mendoza ha sido siempre un "culo inquieto". Publicó "La Verdad...."  estando residiendo en Nueva York, donde ejercía como traductor para la ONU, profesión que mantuvo tiempo después en varios estamentos oficiales por media Europa, y reparte su tiempo residiendo entre Londres y Barcelona.

Es por lo tanto alguien que tiene una visión en perspectiva y momento de la posición de Cataluña en Europa y en el mundo.

El ensayo es un breve repaso de la historia catalana desde 1.714 hasta la actualidad, incluyendo un análisis sociológico de la población catalana, y una radiografía de la política y los políticos catalanes del momento.

Para mi opinión, es un análisis bastante acertado de quienes somos y como hemos llegado hasta esta situación de división en la sociedad civíl catalana. No suscribo absolutamente todo lo que dice, pero casi.

Mendoza nunca ha sido una persona afín a la cultura "oficial" catalana, al menos la que se ha promovido desde el poder político. ¿ La razón ?, es un catalán que escribe exclusivamente en castellano, y que tampoco ha necesitado "lisonjear" a los políticos de turno para progresar en su carrera, ni que tampoco ha vivido de las subvenciones oficiales.

Desde la llegada del pujolismo al poder, la promoción de los escritores catalanes se ha centrado única y exclusivamente en los que escriben en el idioma del territorio, excluyendo sistematicamente a todos los demas.

De esto, nos puede dar una idea que en el año 2.007, la feria del libro de Fráncfort dedicó su edición a la literatura catalana.

Pues bién, de los escritores invitados por la Conselleria de Cultura de la Generalitat a viajar a la ciudad alemana para estar presentes en la feria, fueron excluidos Eduardo Mendoza, Juan Marsé, Javier Cercas ( nacido en Extremadura, pero residente en Cataluña desde los cuatro años de edad, y doctorado por la Universidad de Barcelona ), Enrique Vila-Matas, y Carlos Ruiz Zafón.

¿ Que clase de departamento de cultura es el que excluye a una lengua que habla el cien por cien de su población ?.

Según para quien, los autores que he citado no son catalanes, no al menos "auténticos" catalanes.

Esta es una de las razones por las que hemos alcanzado el punto de rotura como sociedad, hemos retrocedido como individuos al pensamiento tribal. Y transformado un concepto universal como es la cultura, en "cultureta", algo mas simple, y sobre todo, mas fácil de manejar y manipular con la caja de las subvenciones, y las promociones a cuenta del presupuesto público.

Recomiendo la lectura del ensayo de Mendoza, son poco mas de noventa páginas y se despacha en un fin de semana.

Servirá para aclarar algo todo este embrollo, a los que vivan fuera de Cataluña, y a algúnos de los que vivan aquí.

Una vez cerrado este "post", no pienso volver a escribir aquí ni una sola linea mas sobre el "procés" y la situación de Cataluña. Esto amenaza con no tener ni salida ni final, al menos de momento, y no quiero que se convierta en un "monotema"