sábado, 5 de marzo de 2011

LA BANALIZACION DEL MAL

                                            El diseñador de alta costura John Galiano

Esta semana he leído unas cuantas noticias en la prensa que me han hecho pensar en el "lado oscuro" que parece ser que todos llevamos dentro, y que emerge a la superficie de nuestra piel irremediablemente, sin que podamos frenarlo.

Por un lado, la policía de Berlín ha arrestado a un turista canadiense y le ha impuesto una fuerte multa.

 Su delito : apología del nazismo. El buen hombre no tuvo mejor ocurrencia que hacerse fotografiar con el Reichstag , el Parlamento Alemán, de fondo tras el,  realizando el saludo nazi con el brazo alzado y la mano extendida. Quizás podría parecer una medida exagerada por parte de la policía berlinesa, pero la sensibilidád del pueblo alemán con su pasado reciente es muy alta. No admiten ninguna broma sobre el nazismo. No en vano supuso una catástrofe de dimensiones bíblicas para el pueblo alemán. Las consecuencias de la II guerra mundial aún son visibles en la Alemania contemporánea. Millones de muertos en los frentes de combate y entre la población civil. Bombardeos de exterminio. Perdida traumática de una buena parte del territorio nacional a manos de rusos y polacos, y un periodo de ocupación por parte de las potencias vencedoras cuyas crueldades igualaron las cometidas por las tropas alemanas en los países invadidos, aunque sobre lo sucedido en Alemania entre mayo de 1.945 y la constitución política de las dos alemanias, se ha escrito muy poco. Son hechos que actualmente sonrojarian a los antiguos aliados, y a estados como la antigua Checoslovaquia. Autenticas atrocidades, pero como siempre, la historia la escriben los vencedores.

Los alemanes están hartos de los turistas que se hacen fotografiar con el brazo en alto.

Un conocido periodista radiofónico ruso, líder de un programa diario tipo magazine matinal, con una extensión de unas tres horas, muy similar en estructura y contenido a los que se realizan en las emisores de alcance estatal en España, ha sido fulminantemente despedido por la dirección de la emisora.

Su delito : calificar de nazi a la gobernadora de San Petersburgo, Valentina Matviyenko, comparando su gestión en el gobierno de la urbe con la destrucción acarreada por la Whermacht durante el duro asedio al que estuvo sometida la ciudad durante la II G.M. El directór de la emisora, Vesti FM, dice que toda crítica es legítima, pero que hay una frontera que no se debe traspasár, la banalización del nazismo.

La invasión nazi supuso para la antigua URRS un sacrificio tremendo en vidas humanas y en perdidas materiales. Es el país involucrado en la II G.M. con el mas elevado numero de muertes a consecuencia de la contienda.

En la Rusia actual, tampoco se admiten bromas con el nazismo. Y ya me gustaría a mí, que aquí, en España, a ciertos periodistas radiofónicos de insulto fácil y barato, se les aplicase el mismo correctivo que a su colega ruso.

El modisto de la casa Dior, John Galiano, ha aparecido estos días en una filmación que ha corrido por la réd, en un  estado claro de embriaguez alcohólica proclamando su admiración por Adolf Hítler. Teniendo en cuenta que el director de su empresa, Sidney Toledano es de origen judío, así como una buena parte de su clientela en el mundillo de Hollywood también lo es, su despido ha sido fulminante. Semejante deslíz me parece algo suicida

Por otra parte, ahora que a Gadafi parece quedarle escaso tiempo en el poder, han salido a la luz las fastuosas fiestas en las que él y sus hijos contrataban a estrellas de la canción norteamericana para su disfrute privado en sus mansiones de Francia y el Caribe. Estrellas de dudosa calidad artística como Beyoncé, Mariah Carey y Nelly Furtado, y alguna estrella en decadencia como Lionel Ritchie se embolsaron cifras millonarias por breves actuaciones privadas para el clan Gadafi y sus invitados.

A Mariah Carey parece haberle dado un ataque de vergüenza, y ha declarado que : "no sabia para quién actuaba". Gadafi lleva tristemente mas de treinta años en el poder, y a estas alturas sus métodos son de sobra conocidos por todo el mundo. Quizás ella no lo sabia, pero su agente artístico debía saberlo de sobras.

En el caso de John Galiano y el de las "reinas de los grititos", parece ser que el triunfo no es sinónimo de inteligencia.

Hay que reconocerle el merito a la maquinaria  de propaganda y estética que diseñó Joseph Goebbels para el sistema político nazi. Mas de sesenta años después de su desaparición, sigue cautivando a mentes débiles como es el caso de Galiano.

Y en cuanto a la relación del mundillo del espectáculo con Gadafi, la única razón del asunto parece ser aquello que ya dijo el maestro Quevedo, "poderoso caballero es Don Dinero".

Todas las dictaduras, independientemente de su tamaño y poder, son trituradoras de seres humanos.

Creo que debemos un profundo respeto a las victimas de todas las tiranías, y tendríamos que evitar banalizar el mal.


2 comentarios:

  1. Una vez más: completamente de acuerdo. Tu sensatez es gigante.

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.