jueves, 7 de octubre de 2010

JORNADA DE LA CONVIVENCIA EN LA "BLOGOSFERA"


Hoy, ocho de Octubre, unos centenares de "blogueros" hemos acordado hablár de un tema universál, tanto geograficamente como cronologicamente : la convivencia.
La cuestión es hablár de ella, con el significado particulár que tiene para cada uno de nosotros esta palabra, y las experiencias que cada uno acumulamos bajo el significado de este concepto.



En mi caso, evoca mi pasado familiár. Nací en esta tierra, a la sombra del monte Tibidabo en una tarde de otoño de un año lejano. En esa hora en que el crepúsculo rinde sú última lúz en un destello violáceo sobre la Sierra del Garráf, y las luces de Barcelona dibujan el trazado cuadriculado de la ciudád, que invitan a seguirlas hasta alcanzár el már.

Mis padres llegaron a esta tierra procedentes del súr, de una Andalucia devastada por la posguerra, por el caciquismo y el hambre, por la falta de oportunidades y de dignidád para sús hijos.

Desembarcaron de un trén en la vieja Estación de Francia, por entonces grís, súcia y destartalada. Me ha costado encontrár una fotografia de la época que refleje aquél ambiente. Hoy la estación luce sú belleza metálica restaurada y luminosa, convertida en una catedrál del ferrocarríl. Pero no siempre fué así.

En aquél lento ferrocarríl, que tardaba dos dias y pico en cubrír los escasos novecientos kilómetros, ellos empezaron sú experiencia en convivír con el resto del pasaje durante aquél duro viáje.

Llegaron a la Barcelona de finales de los cincuenta del pasado siglo. Una ciudád y una región que necesitaban deseperadamente mano de obra procedente del resto del país, y que ofrecia al menos la posibilidád de progresár trabajando duramente.

Traian con ellos las costumbres de sú tierra andaluza, sú forma de entendér la vida y sú manera de hablár el castellano. Llegaron a una tierra con un carácter muy marcado, y con un idioma própio que desconocian totálmente. Pasaron de vivír en pequeñas ciudades rurales a encontrarse solos en el asfálto de una grán ciudád, donde todo pasa muy deprisa y sin tiempo para pensár algo dós veces.

La acogída que brindaba Cataluña a la inmigración era agridulce. Por un lado era necesaria aquella mano de obra de aluvión que llegaba, era necesaria en las grandes y pequeñas indústrias, era necesaria en los andamios de las construcciónes que engrandecian dia a dia aquella Barcelona dinámica en crecimiento contínuo, era necesaria en los pequéños comercios y en el servicio doméstico de los burgueses de buena família.

En mi caso, mis padres se instalaron en el centro de Barcelona, al lado de las Ramblas. Pero la mayoria se instaló en la periferia de la ciudád. En todos los municipios del área metroplitana, crecieron barrios enteros con los recién llegados, cerca de la áreas industriales. En casi todas las ocasiones, barrios que no contaban con los servicios minimos, ni de transporte, ni de saneamiento, ni siquiera comercios que pudiesen atendér las necesidades de sús nuevos habitantes. Estos barrios serian con el tiempo la cuna de un poderoso movimiento asociativo vecinál que libró duras batallas en el finál del  franquismo por sú derecho a disfrutár de unos barrios dignos, y que sirvieron de plataforma a algúnos partidos políticos a la llegada de la democracia.

 Por otro lado, algúnos catalanes sentian miedo de quedár diluidos entre aquella maréa humana que llegaba continuamente a sú tierra. Y aquí empezaron las fricciones entre naturáles y foráneos.

Durante el siglo XVI, se produjo una fuerte corriente migratoria francesa hacia Cataluña. De aquella época procede un vocablo despectivo que se usó para desígnar a los descendientes de aquellos inmigrantes franceses : charnego ( en catalán : xarnego ).

Parece sér que el vocablo procede del antiguo gascón, definiendo a un extraño que no habla la lengua del lugár.

Inmediatamente, algúnos catalanes empezaron a usár esta palabra con sú acepción mas despectiva para designar a los recién llegados. A continuación transcribo una entrada de un diccionario catalán para este vocablo :

                                   - Perro lebrél
                                   - Hijo de una persona catalana y una francesa
                                   - Hijo de una persona catalana y una no catalano-hablante
                                   - Inmigrante castellano-hablante en Cataluña
                                   - Persona castellano-hablante no adaptada al catalán

La adapatación de los inmigrantes andalúces, extremeños y gallegos en Cataluña, no fué dramática, pero tampoco fué fácil, sobre todo para la primera generación. Al lógico sentimiento de nostalgia por el terruño se unió el desprecio de un pequeño sectór de los naturales, lo que provocó la formación de pequeños ghettos donde se recreaba el ambiente del lugár de procedencia, con poco o ningún contacto con la realidád catalana, creandose bares, bailes y lugares de ocio donde se reunian en sus horas libres los emigrantes.

Con el tiempo, la palabra charnego perdió aquella capacidád despectiva, e incluso se introdujo en el imaginario de la cultura catalana gracias a la literatura y de la mano del grán escritór Juán Marsé. El personaje protagonista de "Últimas tardes con Teresa", el inolvidable "Pijoaparte". Un inmigrante que vive en las barracas del Turó de la Rovira, y en sú afán por salír del suburbio intenta seducír a una muchacha de la burguesia adinerada, y conseguír el pasaporte que le saque de sú miseria cotidiana.

Convivencia para mí fué la adaptación de aquellos recién llegados a sú nueva tierra. Con esfuérzo, trabajo y mucha ilusión por progresár y salír adelante, se fueron limando las asperezas, se consiguió el respeto y el cariño de la tierra de acogida, y nos integramos en el lugár que se convirtió en nuestra tierra definitivamente.

En mi caso, me siento orgulloso de mi mestizaje, de dominár dos lenguas diferentes desde la cuna, y de habér conseguido fundír lo mejór de los dos mundos : sú cultúra. He asumido perfectamente mi condición de presunto charnego. Hace ya tiempo que descubrí que me apasionan los lugares fronterizos, suelen sér más emocionantes e interesantes que los homogeneos

Y me ha enseñado a respetar profundamente a los que ahóra llegan hasta aquí procedentes de America del Súr, de la Európa Orientál, de África buscando trabajár honradamente y asegurarse un porvenír mejór con el sudór de su frente. Porque siempre tendré presente la nostalgia que mis padres sentian por la tierra abandonada. Porque el peór drama para un país, o una tierra es que sús mejóres hijos, los más fuertes y capaces, emigren a otro lugár. Porque con ellos se marcha la fuérza, la capacidád y la sangre viva de esa tierra. Lo mejór de ella.

Convivo con esta nueva oleada multicolór en mi bárrio, un lugár que ya acogió a anteriores oleadas migratorias procedentes de la península. No es una convivencia idílica, algúnos de estos recién llegados proceden de zonas rurales y les cuesta adapatarse a un entorno urbáno, pero tampoco funciona mál.

Dias atrás, me sorprendió un comentario de un vecino mio, Cárlos, cubáno,  muy orgulloso de habér nacido en La Habana :
- Estos "guajíros" ( campesinos ) están degradando el bárrio.
Me hizo sonreír, y después de pensár un poco le respondí :
- Los "guajíros", como tú los llamas, a la vuelta de unos años se ducharán tres veces al dia, y andarán obsesionados con conseguír un cubo de basura hermético que les evite los malos olores en la cocína.
Me miró con una duda en el rostro.
- Ya lo verás, Carlos. Solo es cuestión de tiempo, a todos nos gusta la buena vida.

El pasado domingo, andaba reflexionando sobre el contenido de este artículo. A la hora de almorzár, el plato que habia preparado mi esposa me dió un perfecto ejémplo de convivencia y de sinérgias de ingredientes procedentes de los cuatro puntos cardináles de este país : Pulpo a la gallega con "cachelos", ( patatas cocidas ). No hacia falta ír muy lejos, tenia un claro ejémplo en el plato :

              - Pulpo atlántico ( origen : Galicia )
              - Patatas de secano del valle de Bás ( origen : Cataluña )
              - Pimentón dulce y picante ( origen : Múrcia )
              - Aceite extra virgen ( origen : Andalucia )
              - Sal gorda flór ( origen : Alicante )

Unos humildes ingredientes, que por separado no són gran cosa, procedentes de las cuatro esquinas del país, sumados son un manjár digno de un príncipe. Lo acompañamos con un vino rosado navarro

12 comentarios:

  1. Para el amor, convivir; y convivir para el amor. Para amar y también amarse…

    Felicidades por la iniciativa. Saludos en letras...

    @OrlanSilva

    ResponderEliminar
  2. Viva la convivencia.

    Feliz día de la convivencia.

    Abrazos de MA.

    ResponderEliminar
  3. La convivencia es saber vivir con el que piensa distinto o que tiene distinto idioma, cultura, raza o religión en armonía, sin que los derechos de uno avancen sobre los derechos de los demás.

    Feliz Día de la Convivencia

    ResponderEliminar
  4. el intercámbio de culturas,enriquecimiento de convivencia.
    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Conocerte mejor es lo más grande de este mundo digital, dónde las palabras no engañan, dónde los sentimientos no mienten.

    Una gran historia de reflexión para un debate eterno de inmigración que sufre nuestro país, la primera convivencia es la adaptación y llega siempre el respeto, debemos dar siempre esa oportunidad tolerante de adaptación y ellos luchar siempre por conseguir ese deseado respeto.

    Marcho emocionado, todos os estáis volcando, no sólo en libertad, también en impresionante sinceridad.

    Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa entrada, mi pareja, tiene una historia muy parecida, yo soy de Madrid, aqui todos son bien venidos, no es ningun topico, sobre todo en los barrios donde a nadie se le pregunta la precedencia. te pongo un enlace, con un video sobre los viajeros de la estación de Francia, seguro que te gusta. un abrazo.

    http://maxchufa.blogspot.com/2010/07/renfe-agoniza.html

    ResponderEliminar
  7. Que gran post. Me ha encantado.

    Además acabas con un gran ejemplo.

    FELICIDADES.

    ResponderEliminar
  8. Hola..

    Hoy es un buen día para convivir, convivamos siempre.. Un abrazo de buen fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Paso por tu blog para compartir. Muy buen articulo!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gestos como el respeto mutuo y la tolerancia son la base para una buena convivencia..

    Puesto que soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio ( Mahatma Gandhi ).

    Un Besoteee
    Sgroya

    ResponderEliminar
  11. Impresionante relato que me ha encantado y una vez más me hace ver que somos una gran familia en este elenco de la blogosfera, me has explicado algo que forma parte de misma historia personal.. nacida en Barcelona de padres inmigrantes de Andalucia.. Es cierto que tenemos el punto de vista mucho más amplio que la mayoría a la hora de ser de todos sitios de aceptar y respetar..

    Un placer leerte y conocerte amigo

    Recibe un abrazo de las dos Lisebes

    ResponderEliminar
  12. Me siento profundamente honrada por tenerte en mi vida. Y todo gracias a la Blogósfera. Pero, sobre todo, gracias a la vida :)

    Un abrazo lleno de cariño, encanto.

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.