lunes, 3 de diciembre de 2012

VALOR REAL


                                      
                                           What is Life (  Que es la vida ) George Harrison

Otra mañana de madrugón viendo amanecer en la carretera. Otro trabajo delicado. Otra empresa mas al borde del cierre, que liquida una parte de su maquinaria. He quedado citado con el encargado de una empresa de transportes especiales, que tiene que tasar el coste de desmontar y transportar un par de maquinas industriales obsoletas.

Entre las dos, suman veintiuna toneladas. No es ninguna broma el moverlas y transportarlas.

Llego al punto de la cita con un cuarto de hora de adelanto. La mañana amenaza lluvia y frío, y prefiero salir algo antes de casa y llegar puntual. Tengo cuarenta kilómetros de trayecto. Hacer esperarme a alguien siempre me ha parecido un sacrilegio, no me gusta que me hagan esperar, y en consecuencia, procuro ser siempre puntual. Ante todo, trato a los demás como me gustaría ser tratado.

Empleo el tiempo sobrante en ojear el periódico del día dentro de mi coche. Las noticias de la radio, me hablan de un enésimo caso de corrupción política. El asunto, ha estallado como un castillo de fuegos artificiales. La policía, entra en el ayuntamiento de Sabadell y se incauta de documentación bajo el mandato de la fiscalia anti-corrupción. Los implicados, insisten en su supuesta inocencia en una rueda de prensa. No puedo evitar una sonrisa de cinismo.

Precisamente ayer, leí en una nota de prensa, que el "caso Pretoria" se está "desinflando" en la Audiencia Nacional. Todo el jaleo, que apestaba a corrupción transversal entre diferentes partidos politicos, estalló en el otoño del año 2.009. Tras un arranque espectacular con prisión provisional para los implicados, el tiempo pasa sin que haya una resolución clara sobre el "caso", que parece que al final, va a quedar en NADA.

"Casualmente", el nombre de uno de los imputados en el "caso Pretoria", aparece nuevamente en este ultimo escándalo. Las escuchas telefónicas, tampoco tienen ningún desperdicio. Los imputados se denominan entre sí como "el capo", "la pija", y el " lo consiguetodo". Aparte de ser unos presuntos ladrones, son bastante soeces y cutres en su forma de expresarse.

Me pregunto en que demonios invertirán esas cifras de dinero malversadas toda esta gentuza implicada en estos robos. Porqué realmente, son cifras astronómicas, al menos, para mi bolsillo y para el común de los ciudadanos.

Echo un vistazo a la contraportada  de "La vanguardia", el periódico que he comprado, y que aún huele a tinta fresca. Es una entrevista interesante con un medico y catedrático alemán, Dietrich Grönemeyer, que además, es uno de los pioneros en el campo de la microcirugia.

El titular, da que pensar :

                                   " Disfruta de la vida, es mas tarde de lo que crees ".

Viniendo de un medico y cirujano, acostumbrado a ver en nuestro interior las miserias de nuestra naturaleza, es una frase a tener en cuenta. 

Leo la entrevista con interés. Parece un tipo realmente interesante, metido en este caso a filosofo. En su entrevista, enfatiza en la importancia de las relaciones humanas, en el valor terapéutico del consuelo y el apoyo que nos puedan prestar nuestros seres queridos, y en darle importancia en nuestra vida a lo que realmente es importante, el tiempo que vivimos, o mejor dicho mal vivimos. Y en nuestras dificultades para comunicarnos entre nosotros.

La fotografia que acompaña la entrevista, la imagen de Dietrich, reafirma su filosofía. Un atuendo sencillo, un humilde "polo" veraniego sobre un físico tipicamente nórdico. Gafas de montura leve, y ausencia de joyas,  ni siquiera un reloj sobre unos brazos pálidos y fuertes. Al menos, predica con el ejemplo.

Me llama la atención un anuncio publicitario bajo el articulo sobre el doctor Grönemeyer. Una conocida marca de relojes suizos, que no menciono para no darle publicidad. Un lujoso reloj ilustra el anuncio. Su corona está incrustada de brillantes que no dejan siquiera un milímetro libre. Calculo su precio en una cifra de seis dígitos de Euros, tirando hacia siete.

No deja de ser una ironía, que una entrevista con alguien que preconiza los valores humanos, comparta página de papel con una marca de relojes de lujo, de un lujo casi absurdo y bastante "hortera". Ahora entiendo en que demonios gastan el dinero que consiguen con malas artes esta pandilla de "chorizos"  irredentos.

Echo un vistazo de reojo al que yo llevo en mi muñeca. Hace quince años que está ahí. Amortizado por el uso. Un "Seiko"  con caja de acero 316 que en su día costó poco más de noventa Euros. No ha fallado nunca, tan solo ha habido cambios de batería. Con cronografo, muy útil a la hora de cocinar la pasta italiana, y dejarla "al dente", en su punto. 

No necesito nada mejor, porque sencillamente, cubre mis necesidades. 

A mi lado se detiene un vehículo en doble fila. El conductor, gesticula hablando por el teléfono móvil. El automóvil, es inmenso. Un todo-terreno "pick up" de color negro, con una lujosa cubierta rígida cubriendo la caja de carga. Echo un vistazo a los neumáticos. Tienen dibujo para asfalto, y los bajos del coche están impolutos, sin una mota de barro siquiera.

Decididamente, aquel trasto jamás ha corrido por caminos sin asfaltar. Incluso está equipado con un esnorquel para vadear ríos sin peligro para el motor. En sí, todo ese coche es un disparate en aquél lugar. Es un tipo de vehículo que puede tener su utilidad en la llanuras agrícolas americanas, que es el lugár para el que se diseñó, o para llegar a las explotaciones madereras del Amazonas.

Pero aquí, está tan fuera de lugar como un oso polar en el Sahara. No es mas que otra muestra de opulencia caprichosa, y ganas de impresionar.

Arranco pensando que aquél tipo es patético. Se ha dejado una fortuna en la compra de ese monstruo  pero ha sido incapaz de instalarle un sencillo "manos libres " para el teléfono.

Días atrás, Timoteo me sorprendió con una de sus sentencias lapidarias :

        " La diferencia entre un hombre, y un niño, está solo en el precio de sus juguetes ".

Creo que no le falta razón. 

Regreso a media tarde a casa. Me tomo una pausa con una taza de café antes de ocuparme en enviar informes y correos electrónicos a través del ordenador. Timoteo esta enfrascado en su ordenador portátil enviando informes y fotografías. 

Miro el fondo de la taza de café semivacia en silencio, escuchando el tecleo.

- ¿ Que andas pensando, "nene" ?. Esta tarde estás mas silencioso que de costumbre.- La pregunta de Timoteo me saca de mis meditaciones.

- En nada en especial, "Timo", es solo que hay días en que me empeño en buscarle un sentido oculto a la vida. Un sentido, que se me escapa.

Me mira serio al principio, y lentamente sonríe, de una manera algo irónica y amarga.

- No te preocupes demasiado por esta vida, "nene". Nadie sale vivo de ella.

- ¿ Que me quieres decir con ese contrasentido ?.

- Muy sencillo "nene". Vive cada momento consciente de que es irrepetible. Admite las adversidades y las contrariedades como algo que forma parte de tu existencia. No hagas planes de futuro, solo sueña, y busca el camino para llevar tus sueños a la realidad. Pero no malgasate el tiempo haciendo planes para un futuro que quizás nunca alcances. Camina paso a paso, y día a día. Y por mal que vayan las cosas, disfruta del tiempo que vives.

- ¿ Tu no tienes planes de futuro, "Timo" ?.

- No, ya te he lo dicho. Tengo sueños, ilusiones que quiero realizar algún día, y procuro que cada paso que doy, me lleve hasta ellos. Pero no hago planes de futuro, porque sencillamente el futuro es incierto. Mi horizonte, está solo una semana por delante del día en que vivo. No se si mañana, uno de esos indeseables a los que pongo un micrófono bajo el colchón sobre el que hace el amor con su amante, me va a sorprender colocandolo, y me va a descerrajar un tiro en la cabeza. O si un camión sin frenos, me va  a arrollar en la ronda del litoral un día de estos. Vivo, y saboreo cada momento.

Vuelve a enfrascarse en su trabajo, mientras yo apuro el café. Le observo con un poco de atención. Han empezado a brotarle algunas canas en ese pelo pelirrojo con textura de alambre que le cuesta peinar y mantener en su sitio. También ha empezado a usar gafas para leer.

Se detiene un instante en su teclear para rascarse el omóplato izquierdo. La vieja cicatriz de la bala que le atravesó el hombro, le molesta.

Tengo ante mí a alguien que aún no ha cumplido los cuarenta. Pero ha sobrevivido a heridas graves en una guerra detestable, ha sido un prófugo de la justicia, y ha conocido la cárcel desde dentro. 

Y ahora,, trabaja para el lado oculto de la ley, y vigila para que las calles estén libres de mas pesadillas de las que ya tenemos.

También es un tipo sobrio. Disfruta comiendo una humilde tortilla de patatas como si fuese el mejor caviar iraní. Le encanta la vida callejera del barrio. Las ancianas de la calle, le adoran por su amabilidad y educación. Siempre tiene una palabra cariñosa para ellas. Es un autentico seductor con las mujeres, sean de la edad que sean. El único lujo que le conozco, es una antigua "Harley" con la que atrona las calles por las que circula, y que el mismo restauró pieza a pieza tras comprarla como un montón de chatarra inservible.

Suena su teléfono móvil, y su expresión se dulcifica antes de atender la llamada. De su rostro desaparece la mirada dura de depredador.

- Estoy cerrando un resumen para la "central", cariño. Acabo y te recojo en diez minutos. Un beso.

Cuelga el teléfono. Teclea aceleradamente durante un par de minutos, y cierra el ordenador, que guarda en su funda. Se levanta de la silla, y se despereza y estira como un felino. Entra en el baño para acicalarse, y le oigo canturrear.


"Voy de negro por la injusta soledad,
de los viejos y de los que acabaran,
   fríos como piedras, después de cabalgar,
      mientras alguien se hace rico en su sofá..."

Identifico lo que canta. Es una vieja pieza de Johnny Cash. Supongo que habrá "desenterrado" de mi colección de discos la grabación que hizo Loquillo de ella.

Mientras estoy arrancando mi ordenador, aparece por el despacho para despedirse.

- Salgo "nene". Voy a buscar a Rosario. No me esperes para cenar. Hoy tenemos los dos la noche libre, y voy a aprovechar para llevarla a cenar algo por ahí.

- De acuerdo "Timo", que lo disfrutéis.

- Me parece que estos días estas algo mas sosegado. ¿ Te encuentras mejor, "nene" ?.

- No se muy bién si me siento algo mejor, o esta calma es porque estoy cruzando el ojo del huracán.

-No seas quejica, ni te hagas el blandengue conmigo. Eres mas fuerte de lo que aparentas. Es tan solo que el tiempo, y la distancia, te están dando la medida de lo que realmente has perdido. Y no era gran cosa realmente, la verdad. Sigue así. Hasta mañana.

Acabo el trabajo del día, y pienso en todo aquello que he visto y escuchado hoy.

Parece ser que vamos a estar instalados en esta especie de "miseria de lujo" que estamos viviendo durante una buena temporada. La economía, no va a mejorar en los próximos dos o tres años. Hay a mi alrededor gente que ha visto desvanecerse sus sueños y su vida a consecuencia de este desastre que nos está diezmando.

Pero la vida sigue, y tenemos que aguantar el tipo cada día que pasa, sea como sea. Lo poco bueno que nos va a mostrar esta situación, son aquellas cosas que realmente tienen valor real.

Y no son otras sino los viejos valores humanos que estaban algo arrinconados hasta ahora. El apoyo de nuestros seres queridos. La solidaridad de nuestros amigos, quizás pocos a los que podemos llamar así. El darnos cuenta de que para vivir, hay realmente pocas cosas imprescindibles.

Fuí la otra tarde al hipermercado del barrio, a llenar un poco mi despensa. 

A la entrada del  mismo, un grupo de voluntarios recogían donaciones de los clientes destinadas a la Fundació Banc Dels Aliments

Se estaba haciendo una campaña de recogida de alimentos, destinados al reparto a través de la misma organización, y de otras para las personas necesitadas de ellos.

A la salida del centro, deslicé media docena de latas de atún en uno de los carritos. No es que tenga el bolsillo muy desahogado en los últimos tiempos, pero creí que era mi deber contribuir con lo que pudiese. Hoy he visto que la recogida ha rebasado las 1.700 toneladas, y aún no se ha cerrado el recuento.

Me siento orgulloso de la reacción de la gente de la calle, que como yo ha hecho un pequeño esfuerzo para poner un plato de alimentos en la mesa del que no tiene.

Y me siento asqueado de un sistema político que ha colocado en lugares de confianza a una casta de ladrones que invocando el interés común, se están llenando los bolsillos a costa del dinero de todos. También siento impotencia, porque los implicados en estos escándalos de corrupción, raramente pasan por la cárcel. Leo a fecha de hoy, que el gobierno ha disuelto la unidad especial de la Agencia Tributaria que destapó el "caso Matas" y el "caso Urdangarín".

¿ Que sucede, que ya no quedan mas corruptos en este país ?.

Empiezo a creer que los "chicos" de las mafias, sean las que sean, son bastante honrados. Al menos, no engañan a nadie.

Espero que estos años de estrecheces que aún nos quedan por delante, nos hagan un poco mas humildes a todos, y nos den el autentico valor real de la vida.

Y que aprendamos estas lecciones, aunque haya sido con sangre.





15 comentarios:

  1. Ha sido como un pequeño diario,:)
    Un gustazo moverme contigo a través de esta lectura ricamente reflexiva, nene.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ohma.

      Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  2. Al final, sin ser religiosos entendemos que lo importante es lo que se nos decía en la clase de religión. Después de tantos años estudios lo que importa es lo que nos hicieron entender nuestros abuelos y después nuestros padres. Que lo importante, lo verdaderamente importante en esta vida siempre es gratuito.
    El amor verdadero, la amistad, la solidaridad, el deseo de ver felices a los otros, la fuerza el tesón: la capacidad de soñar y hacer reales nuestros sueños.

    Si algo nos está sobrando ahora mismo es toda esa gente que se esconde y holgazanea bajo la pancarta Gobernar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. begoña, a pesar de mi agnosticicsmo, siempre he respetado la ética cristiana y a la gente que la asume y la aplica. Y suele coincidir con los valores que nos inculcaron nuestros mayores.

      Creo que nuestra sociedad en general, ha vendido su alma a cambio de unos cuantos "cachivaches" que no nos son demasiado útiles. Y a cambio, nos ha robado el tiempo que teníamos que dedicar a los nuestros.

      Si, nos sobran unos cuantos gobernantes "profesionales", y toda una multitud de golfos que no conocen el concepto de la palabra "trabajar".

      Saludos.

      Eliminar
  3. Las cosas que de verdad importan son las más sencillas.

    Lo que nos hace sentirnos vivos no cuesta dinero. Es lo que tenemos cerca, nuestra gente, nuestros sueños...

    Esta claro que en la situación en la que vivimos a veces se hace díficil encontrarle el sentido a al vida, con tanta gente pasándolo mal, ¿y quienes ayudan a esa gente? los mismos de a pie. Porque somos los que tenemos conciencia realmente.
    Por eso aún creo en el ser humano, en parte de los seres humanos.

    Rodericus, vive la vida día día, sin pensar en nada más. Cae, tropieza, pero vuelve a levantarte.
    Eso hago yo.
    Cuando me siento mal, escribo relatos sangrientos, me desangro en palabras, para renacer más fuerte. Porque todo es una metáfora.

    SOMOS QUIENES QUEREMOS SER.

    Somos fuertes por naturaleza.

    Un abrazo.

    P.D: El valor real, el sentido verdadero de la vida consiste en: VIVIRLA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebeka, lo único que nos queda ya es la solidaridad entre nosotros. Y quizás sea lo que nos saque de esta pesadilla, el volver a mirar a los otros como nuestros semejantes.

      No te preocupes, seguiré cayendome las veces que haga falta. Y seguiré siendo un "culo inquieto", como siempre.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Se nota que tu sensibilidad , está muy alta estos días... es por la luna llena, pero tranquilo , que ya pasa... y cada loco con su tema , dirás ¿ no?
    Sí , si uno es consciente , o puede ser muy buena vida(mejor) o se deja llevar por la corriente y perderse por el rió de la vida... !ala, me ha quedado de película !!
    Saludos y besos- la reflexión ha quedado genial ! saludos al Timoteo y a tus chicos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa.

      Espero que sea el influjo de la luna, y no que me estoy haciendo un viejo cascarrabias, je.

      Creo que necesito uno de tus sortilegios para acabar de serenarme.
      Timoteo también te manda saludos, y los chicos se están pegando una siesta tremenda en el sofá.

      Un beso.

      Eliminar
  5. Haz el bien y no mires a quién, je,je,je. Que Dios te bendiga Rodericus.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Madre. Encantado de tener noticias suyas. Hacia tiempo que se le echaba de menos por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ahora sí que irás al cielo Josep!
    ya estás bendecido...

    ResponderEliminar
  8. Lucrecia, prefiero la "planta del sótano". Porque toda la gente advertida e interesante estarán por allí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. ¿Ya colocaste en tu casa el Tió de Nadal?...

    un beso

    ResponderEliminar
  11. No, porque a "Atila" no le gusta, y se pasa el día ladrándole, el muy bobo.

    Un beso

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.