viernes, 22 de junio de 2012

EL VUELO FINAL DE ANTOINE DE SAINT EXUPERY

                            Saint Exupery en la cabina del P-38 F-5B con el que desapareció.
                            


                                    
                                        Cloudbreak ( Rompenubes )  Alan Parsons Project

Para un amante de la aeronáutica y de la literatura como yo, existe un nombre mágico y mítico :  Antoine de Saint-Exupéry.


Sobradamente es conocida su faceta de escritor, donde Saint-Exupéry volcaba sus experiencias y sus vivencias a los mandos de los aviones que pilotó. Obras como "Vuelo Nocturno" (1.931) y "Piloto de Guerra" ( 1.942 ), han despertado la vocación de un par de generaciones de pilotos


Pero seria "El principito", obra universal traducida a múltiples idiomas y que se ha convertido en un icono de la literatura juvenil, la que le haría mundialmente conocido, por la carga poética que contiene.


Antoine era hijo de una familia procedente de la baja nobleza francesa. En su juventud, no destacó como estudiante, aunque finalizó una carrera universitaria. Fue durante su paso por el servicio militar cuando entró en contacto con la aviación y se hizo piloto militar. Tras su licenciamiento, entró en el mundo de la aviación de transporte, que en aquellos momentos estaba naciendo. Se especializó en rutas a larga distancia, cubriendo  numerosos vuelos entre Francia y sus colonias del norte de África.


Fue un vuelo sobre África el que marcó definitivamente su obra. El 30 de Diciembre de 1.935 realizó un aterrizaje de emergencia en el desierto Libio. El y su navegante, André Prevert, realizaban un vuelo con escalas en dirección a Saigon, Vietnam. Trataban de batir el récord de tiempo de vuelo entre la capital francesa e Indochina, dotado con una recompensa de 150.000. francos de la época.


Durante cuatro días, ambos estuvieron perdidos en el desierto sin agua ni apenas alimentos. Un par de naranjas, unas pocas uvas y algo de vino, eran las pocas viandas que llevaban en su aparato. Al tercer día, la deshidratación pasaba factura a la pareja de aviadores, provocandoles alucinaciones visuales y sensitivas. Al cuarto, fueron rescatados por un beduino de la zona.


Los ecos de este suceso, podemos leerlos en "El Principito", y sobre todo en su relato "Tierra de Hombres".


No tan conocida es su experiencia como periodista. Durante un tiempo, cubrió con sus informaciones para un periódico parisino la guerra civil española, que le horrorizó y le conmocionó profundamente. La violencia de la retaguardia, con sus "paseos", los fusilamientos indiscriminados sin juicio previo, dejaron una marca indeleble en su alma.

      Lockheed P-38 F-5B de reconocimiento fotográfico, idéntico al que pilotaba Saint Exupéry el
      31 de Julio de 1.944 sobre el Mediterráneo.




En 1.939, al estallar la segunda guerra mundial, fué movilizado como piloto de combate en la defensa de Francia. Tras la debacle francesa de Junio de 1.940, logra escapar del país, exiliándose en Estados Unidos, donde realiza una fuerte campaña a favor de la entrada en guerra de los norteamericanos en el bando aliado. Sus esfuerzos, fueron en vano. Hasta la agresión japonesa contra Pearl Harbour, la opinión pública norteamericana era partidaria del aislacionismo. Aunque la administración Roosvelt, apoyaba abiertamente la causa aliada, mediante la Ley de Prestamo y Arriendo, suministrando armas, materias primas y financiación a Inglaterra primero, y a la Unión Soviética después de la invasión nazi de Junio de 1.941.


Por su casa de Nueva York, pasó un buena parte de la intelectualidad y los políticos franceses exiliados

                                 Pulsera "Nomeolvides" perteneciente a Saint Exupéry, 
                                 hallada en el 2.002 por el pescador Jean Claude Biando
                                 al sureste de Marsella. Fué el primer indicio de que el
                                 avión de Saint Exupéry podria haber caido en la zona.






No fue hasta principios de 1.944 cuando se unió a las Fuerzas de la Francia Libre en calidad de piloto militar. Por entonces, estaba profundamente desengañado de la clase política francesa,  a la que calificó como "una canasta de cangrejos", algo así como la frase : "una olla de grillos" que solemos usar los españoles para calificar el desorden de algún grupo. 


Sonados fueron sus desacuerdos con Charles De Gaulle, el líder de la Francia Libre, quién arteramente, hizo correr el rumor de que Antoine simpatizaba con los nazis. Este enfrentamiento, le costó la suspensión de sus vuelos por una temporada.

                      Mapa de la zona donde Saint Exupéry despareció. En sombreado verde, 
                      la zona de vuelo y reconocimiento que le había sido asignada. La cruz 
                      negra, sitúa el lugár donde finalmente fueron encontrados los restos de
                      su avión.  También marcado con un punto rojo, el aeropuerto cercano a
                      Marsella donde estaba basado el Jg 200, el grupo de caza de la Luftwaffe
                      donde estaba destinado Host Ripper.    ( Fuente : Taucher.net ).       


El 31 de Julio de 1.944, Saint Exupéry despegó en su vuelo final desde el aeródromo de Borgo, en Corcega. Se trataba de un vuelo de reconocimiento, uno de los muchos que las fuerzas aliadas efectuaban aquellos días sobre la costa mediterránea francesa. 


Faltaban solo quince días para el comienzo de la operación Dragoon, el desembarco aliado en la Provenza, destinado a dividir a las fuerzas alemanas en Francia, que trataban de bloquear el avance de los aliados desde la costa de Normandia, y avanzar rápidamente hacia el norte, provocando la desbandada y el embolsamiento del ejercito alemán en Francia.


Era vital conocer la ubicación y el numero de las fuerzas germanas detalladamente. 


Tras despegar, se perdió la pista de aquél caza P-38 desarmado y cargado de cámaras fotográficas de alta resolución. 


Antoine de Saint Exupéry despareció sobre el Mediterráneo, y surgió una leyenda.


Se especuló con muchas causa diferentes la razón de su derribo y muerte. Al final de la guerra, el gobierno francés y los aliados investigaron las fuentes documentales de la Luftwaffe. En los registros de los escuadrones que operaban en la zona, no apareció ninguna mención en aquella fecha al derribo de ningún P-38 en la zona que el desaparecido Antoine debía recorrer hasta su objetivo tierra adentro, en Grenoble.


                                Restos del avión de Saint Exupéry frente a la costa de 
                                Marsella. ( Fuente : Luc Vanrell ).


El lugár exacto de su desaparición fué un misterio hasta el año 2.002. Un pescador de Marsella, Jean Claude Bianco, recogió con sus redes un brazalete de plata grabado con los datos personales de Antoine. Para mas seguridad, también estaba grabado el nombre de su esposa : Consuelo.


Inicialmente, la familia de Saint Exupéry, por razones extrañas y desconocidas, negó que aquél hallazgo tuviese nada que ver con el desaparecido.


Un buceador y arqueólogo submarino francés, Luc Vanrell, se puso en contacto con el pescador autor de aquél hallazgo, y este le indicó la zona donde sus redes habían arrastrado aquella pulsera. 


Tras una sistemática búsqueda por la zona, finalmente el Abríl del año 2.008 Vanrell localizó los restos de un caza Lockheed P-38 en el fondo marino. Se recuperaron una parte de los restos metálicos del avión.


                                Numero de serie "2754 4" troquelado en el aluminio del
                                fuselaje. Este numero identifica el aparato en los registros
                               de fabricación de la Lockheed como el que pilotaba Saint
                               Exupéry durante su último vuelo. ( Fuente : Philip Castellano )


El numero de producción del fabricante, troquelado en varias de las piezas del aparato, coincidía con el registro del avión suministrado a las fuerzas aéreas de la Francia Libre que pilotó Antoine el trágico día de su desaparición. 


Una parte del misterio, se había desentrañado, pero se abría otra. ¿ Que hacia tan lejos de su ruta planeada Saint Exupéry ?. Antoine era un navegante bastante experimentado como para despistarse y errar la ruta de esa manera.


Sobre las causas de su caída al Mediterráneo también pesaba el misterio. Varios antiguos pilotos de caza alemanes habían reclamado su derribo, aunque no existía ninguna fuente documental que apoyase sus tesis.


Otras, tildaban al avión de inseguro. El  Lockheed P-38 fue un avión amado y odiado a partes iguales por los pilotos que lo tripularon. Era un avión que no permitía errores de pilotaje, y los pilotos poco experimentados se sentían inseguros a sus mandos.  Pero pilotado por manos adecuadas, el P-38 era un magnifico avión de combate, por su capacidad de fuego, y por la potencia que le aportaban sus dos motores gemelos turboalimentados. 


Aunque adolecía de rapidez de maniobra, un defecto que la Lockheed tratará de corregir durante toda su fabricación. Sus enemigos, los pilotos japoneses y alemanes, coincidieron en el mote con el que le bautizaron : "el diablo de doble cola". No era un mal aparato. 


Saint Exupéry tenia una buena herramienta en sus manos, que en caso de complicaciones, le habría dado la oportunidad de zafarse y escapar, aunque la versión que pilotaba estaba desarmada. Antoine era un veterano aviador, que había sobrevivido a seis accidentes, y acumulaba mas horas de vuelo que todo su escuadrón de reconocimiento junto. Aunque ya tenia 44 años de edad.


La versión mas extendida, aseguraba que durante sus últimos días, Antoine padecía una fuerte depresión nerviosa, que quizás habría mermado su capacidad para pilotar adecuadamente, y que quizás le habría empujado a un suicidio voluntario.


En Marzo del año 2.008, este viejo misterio vuelve a reactivarse. Un antiguo piloto alemán del Jg 200, el grupo de caza basado al norte de Marsella en aquellos dias, Horst Ripper, confiesa ser el piloto que derribó a Sant Exupéry en 1.944. Se declara un profundo admirador del escritor, quién con sus obras literarias habia fomentado su vocación de aviador.


Horst Ripper aseguró que cuando supo días después quién pilotaba aquél avión que supuestamente derribó, calló durante décadas que el fue el autor de su muerte.


Personalmente, sigo creyendo que la causa ultima de la muerte de Saint Exupéry sigue sin resolverse. Horst Ripper probablemente mintió, buscando algo de tardía notoriedad. Durante sú época como piloto de caza, llevaba un cuidadoso registro en su cartilla de vuelo de todos los vuelos, y los derribos realizados. En la fecha del 31 de Julio, no aparece ninguna mención en ella, ni en los registros del Jg 200, cuidadosamente conservados tras la guerra, y en poder del Bundesarchiv alemán.


- ¿ Porqué los restos del avión aparecieron tan lejos de su ruta original.
- ¿ Porqué esa extraña reacción de la familia de Saint Exupéry a la aparición del brazalete de plata    
     que llevó a localizar los restos del avión.
- ¿ Porqué un viejo piloto, en plena senectud decide atribuirse el derribo sin ningún tipo de apoyo 
    documental que respalde su palabra. ¿ Chocheaba ?.




Para los que amamos los cielos, seguirás siendo una leyenda. Porque nadie como tú, supo describirlos, y describir sus sentimientos. Porque bajo el hombre temerario que eras, llevabas al niño que todos querríamos haber sido alguna vez.  Descansa tranquilamente en ese lugar entre el cielo y el mar, en ese azul intenso que descubrimos en cada amanecer, cuando la luz aún no ha roto por el horizonte de mi Mediterráneo. Descansa en paz, y vive en nuestros sueños.



9 comentarios:

  1. Una historia fascinante. La descubrí leyendo al autor y me pareció una historia interesantísima.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Una historia fascinante, y un misterio que quizás no se resuelva nunca.
    Nos legó las paginas mas bella escritas jamas sobre el vuelo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ten en cuenta que has traído un hombre que es para muchos de nosotros una leyenda.
    Besos, buen domingo

    ResponderEliminar
  4. Gracias.
    Feliza dia de San Juán.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Una de esas vidas fascinantes, de esas que hoy en día diríamos "de película" pero que en realidad siempre superan cualquier ficción.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego. Fue su faceta de escritor la que le hizo conocido, pero además, fue un pionero de la aviación comercial y postal. Es por eso, que me cuesta creer que alguien como el cometiese un error de navegación como el que le desvió de la ruta de su ultima misión. Es un misterio que nunca averiguaremos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL NUNCA COMETIO UN ERROR DE NAVEGACION QUISO MORIR EN UN AVION POR ESO SE SUICIDO EN EL MISMO ,PORQUE YA ESTABA VIEJO Y FALTABA POCO PARA QUE NO PUDIERA PILOTEAR SALUDOS

      Eliminar
  7. el piloto que lo derribo apareció después. Me identifico con el artículo y con tu identidad.
    Mañana será un gran dia per el que Saint Exuperuy lucharia
    Pere

    ResponderEliminar
  8. EL PRICIPITO

    UN HIMNO AL AMOR. A LA INOCENTE VERDAD
    AL SENTIDO DE LA VIDA

    ERIKA PHILLIPS SALINAS

    ESCRITORA

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.