domingo, 6 de junio de 2010

APOSTILLAS A "UN SABADO DE PRIMAVERA"


La semana pasada relaté el episodio de las comuniones en la parroquia de la barriada, el jolgorio formado a las puertas del templo poco antes de la ceremonia de la Eucaristia de los pequeños que por primera véz acceden al sagrado sacramento. Creo que el episodio dá para una reflexión un poco mas amplia.

En primér lugár, la ubicación. Mi barrio es una zona periférica de Hospitalét del Llobregát, lindante con el municipio vecíno de Esplugas del Llobregát. Aquí, aunque algúnas encuestas digan lo contrario, no encontraremos a casi nadie que forme parte de eso que se ha dado en llamár "clase media". No sé si algúno de mis convecinos se considerará parte de ella por el nivél de ingresos familiares, pero casi toda la población está compuesta por asalariados por cuenta ajena, funcionarios, autonomos autoempleados, pensionistas y desempleados. Nada que vér con profesiones liberales ó cuadros directivos.
Considerando esto, el nivél de despilfarro que observé me sorprendió. Sobre todo, el asunto de la limusina dá que pensár. Aunque reconozco que quizás en este aspecto soy algo ingenuo, ya comenté que hace bastante tiempo que no asisto a ningúna comunión o boda, familiár o de amistades.

La iglesia. Mencioné el aspecto desangelado que tiene por sú acabado en lineas rectas tipo "Bauhaus" y el hormigón armado que compone la fachada, sin pintár. Una mole gris. Es un edificio de reciente construcción,  ( 10-12 años ) que el Obispado financió construyendola como una prolongación verticál de un parking en el sótano. Ignoro si el presupuesto se acabó antes de llegár al acabado finál de pintura en la fachada, pero con el acabado de hormigón al naturál, parece uno de esos bunkeres de artilleria que la Wermacht levantó en la costa atlántica de Francia para evitár la invasión aliada y que no sirvió finalmente para nada.
Eso sí, el interiór es completamente diáfano por la ausencia de columnas y muy luminoso, con una buena acustica.
Arquitectos como Alvar Aalto y Oscar Niemeyer son irrepetibles en cuanto a sú estilo, y toda imitación siempre pierde la minima chispa de originalidád.
No sé que demonios pasa en la arquitectura moderna que se ejecuta ultimamente en Cataluña, pero hemos caido en el " feismo " mas absoluto, esto mereceria un "post" por sí solo.

La indumentaria de algúnos de los participantes e invitados. Ellos, algúnos con una rara combinación de aspecto macarra enfundado en traje. Ellas, algúnas con vestidos más propios de una salida nocturna a algún lugár de copas elegante que no para una ceremonia religiosa. Mas bién vestidas y maquilladas para "matar" en algún sarao nocturno.

El sentido religioso que pueda tenér todo esto se me escapa, más bién es una excusa para montar un juerga familiár alrededór de una mesa con bronca a la hora de los postres incluida.
Llevamos mucho tiempo criticando la rigidéz y el anquilosamiento de la Iglesia Católica por su falta de cercania al mundo actuál, pero también pienso que como rebaño de fieles, como parroquia tampoco nosotros somos gran cosa.
El autentico sentido de la Eucaristia hay que buscarlo en las primitivas comunidades cristianas, y que siglos después fué recuperado por los heréjes cátaros y bogomilos. Antes de que un concilio católico la estableciese como sacramento, el significado de repartír el pán entre los presentes en la reunión, invocaba la pertenencia a la comunidad y que la comunidád siempre velaria por la supervivencia física y espirituál de sús miembros. Que los abundantes ó escasos recursos disponibles serian repartidos entre todos.
Que lejos estamos de ese ideál ahora.

Carlos, esta véz el mercadeo estaba fuera del templo, pero estoy seguro que si apareciese por allí el Nazareno en esos momentos, se iba a empleár a fondo con el látigo y posiblemente acabaria en comisaria dando explicaciones por sú comportamiento.

Lucrecia, no cambio el rituál de olér la tinta fresca en la prensa mientras desayuno tranquilamente por nada del mundo. De la otra manera dejas el teclado y el ratón pringados de mantequilla. Ahora que caigo, el tipo que conducia la limusina tenia un aspecto algo patíbulario, eso sí, vestido con traje de Armani y unas elegantes Ray-Ban. Aunque creo que si Barrabás viviese ahora, estaria de broker en la bolsa de Wall Street, allí disfrutaria como un pato en una charca.

Begoña, Josemi Rodriguez Sieiro es un provocadór nato, y creo que Carlos Herrera lo mantiene en plantilla por dár ambiente al programa con las broncas que mantiene con el sectór garrulo de la audiencia. Fué memorable sú clase magistrál de como comér langostinos con cuchillo y tenedór. Por otra parte, unos buenos tejanos y una camiseta elegante son la már de dignos. Ojalá pudiese vestír así a diario, pero tengo la servidumbre de las corbatas. Yo también tengo algo de leñadór canadiense mezclado con cowboy.

Tuxina, un saludo para tí.

5 comentarios:

  1. De todas las cosas que tratas en este post me quedo con la des-artización de la sociedad. En todas las disciplinas veo un nivel de miseria estética que es, a parte de vergonzosa, descorazonadora. Tal vez sea tema para otro post.

    Un bico

    ResponderEliminar
  2. Bueno, rodericus, creo que deberías escribir una novela e intentar colarla en algun concurso literario, necesitamos gente que nos despierte, y me has despertado. Tu relato se me ha quedado muuuuy corto.
    Y en cuanto a Josemi, me encantan los berrinches que se coge, el modo en que habla de su abuelo y su servidumbre, o las clases que da de vestimenta y luego hay que verlo a él como va. Me parto. Es un hombre que tiene la capacidad de provocarme al tiempo dos sentimientos contrarios que se repelen entre sí. Y la muestra inequívoca de que hay leñadores canadiense talando montes con mucha más clase, donde va a parar...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. No le des más vueltas Rodéricus, y procura disfrutar un día más de este paraíso que se nos acaba a pasos agigantados.

    ResponderEliminar
  5. Tuxina, el concepto de feismo arquitectonico que describo, desgraciadamente se extiende por todas las facetas de la diferentes artes plásticas. Un dia de estos, saldré con la camara de fotos de casa y dedicaré un monografico a toda la vergüénza arquitectónica que nos han "colocado" en Barcelona en los últimos años, que no es poca. Solo menciono como caso mas sangrante un hotél de lujo que han construido en primera línea de már cargandose toda la perspectiva marítima, algo horrible.

    Begoña, Josemi es un "showman" como los que antaño aparecian en los teatros de variedades metiendose con él público y provocandolo. Desde luego, Armani no lo emplearia como modelo.

    Carlos, gracias por tú regalo.
    Estamos en Bizancio y disfrutemos del atardecér, porque tenemos yá a los Turcos a los piés de la muralla, cuando estos entren, se acabará la fiesta.
    Si te gusta Phill Collins, el siguiente "post" que tengo en preparación te gustará.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.