martes, 2 de abril de 2013

ESCRACHE






Logotipo de la PAH ( Plataforma de Afectados por las Hipotecas ).

Hace ya unas semanas que una nueva palabra, un vocablo que no conocía llega hasta mis oídos : "escrache". 

La palabreja define una acción de protesta de la plataforma de afectados por las hipotecas realizada frente a domicilios u oficinas de diputados o senadores del gobierno

Tiene su origen en protestas similares realizadas en Argentina contra los antiguos militares que participaron en los secuestros y torturas realizados en la época de la dictadura militar. La llamada "Ley de Punto Finál", aprobada por el presidente Raúl Alfonsín el 24 de Diciembre de 1.986, prácticamente amnistiaba a los responsables de aquellos crímenes en la dictadura.

Una parte de las victimas de las canalladas de los militares argentinos empezó a protestar ruidosamente contra los antiguos verdugos involucrados en aquellos crímenes, frente a sus domicilios y en las calles. Se trataba de poner fin a su " anonimato impune" entre la sociedad argentina, y denunciar su pasado criminal.

No fue fácil, pero la presión popular consiguió que la ley, junto a su complementaria de "Obediencia Debida", fueron derogadas en el año 2.003 y se consiguió llevar hasta los tribunales a los antiguos miembros de la junta militar  y a todos lo que tuvieron alguna relación con aquellos crímenes contra la humanidad. Aunque algo mas adelante, el presidente Carlos Ménem otorgó y firmó algunos indultos bastante vergonzosos.

Aclarado esto y volviendo a la palabreja, teniendo en cuenta su origen argentino, y "picado" por la curiosidad echo mano del diccionario lunfardo-español, con resultado negativo. 
No es una palabra procedente del argot porteño. Mi pequeña investigación filológica aclara que es un anglicismo procedente de la palabra "scratch".


Scratch : arañazo, raspón, rascarse.
From scratch : partiendo de nada.

Las protestas que sacuden el país estas semanas, que han sido bautizadas con este curioso nombre están promovidas por la PAH, una plataforma de afectados por las hipotecas que en los dos últimos años ha emergido con fuerza entre el panorama de la crisis.

El pasado Febrero, la PAH presentó ante el congreso de los diputados una Iniciativa Legislativa Popular avalada por casi un millón de firmas, a favor de la "dación en pago". Una corrección a la ley hipotecaria que permita saldar la deuda pendiente con la entrega de la vivienda hipotecada. Hasta el momento, y dependiendo del precio actual de cada vivienda, quienes se ven desahuciados de sus viviendas, pueden arrastrar aún una considerable deuda con el banco o caja prestatario, aún habiendo perdido su propiedad.

Aquél día, el gobierno tenia programado el rechazar la ILP en la sesión del congreso de los diputados. Pero dos suicidios casi simultáneos aquel día, de personas en vías de desahucio, hicieron al gobierno reconsiderar su actitud, y admitir inicialmente a trámite la propuesta.

Sencillamente, el plan "B" del gobierno, consiste en no enfrentarse frontalmente a la propuesta, y vaciarla de contenido con una multitud de enmiendas, aprovechando su mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados.

Ante esta maniobra parlamentaria, los de la PAH han decidido llevar su protesta y sus reivindicaciones a las calles donde residen y trabajan los políticos del gobierno. Y algunos de ellos, realmente se han asustado bastante. Ayer, el ministro del interior, Jorge Fernandez Díaz, dió instrucciones a la Policía Nacional de identificar y detener a los participantes en estas protestas. 

El Sindicato Unificado de Policía respondió inmediatamente al ministro, resaltandole la "ilegalidad" de dicha orden. Mientras no se cometa ningún delito como una agresión física, se injurie al sujeto, y la protesta se realice de forma pacífica en la vía pública, na hay NADA de ilegal en ese acto. 

Habría que recordarle al señor ministro, que la Constitución Española garantiza la libertad de expresión y de manifestación. Y no deja de ser una paradoja, que un miembro del Partido Popular, tan dado a invocar la inviolabilidad de la Constitución cada dos por tres, proponga el saltársela para proteger a sus conmilitones de las protestas populares.

Desde hace un par de semanas, los miembros del gobierno intentan criminalizar las protestas de la PAH. Primero fue la delegada del gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, quién acusó a los miembros de la plataforma de "pertenecer al entorno de ETA". Aunque Cristina Cifuentes se ha consumado como una reconocida "pisacharcos" en el poco tiempo que lleva en su cargo, este hecho también me ha llevado a reflexionar sobre la mentalidad democrática de la derecha española.

De todos es conocida la lacra que ha significado la violencia de la organización terrorista ETA en el último medio siglo de nuestra historia. Casi mil muertes y decenios de terror ciego y de miedo son el currículo de estos terroristas. La fuerza de la razón y de la ley, han puesto a los etarras al borde de la desaparición, una extinción que no tardará, sencillamente porque no tienen ningún apoyo, están arruinados, y la sociedad vasca les ha dado la espalda definitivamente. Solo son un cadáver que aún respira.

Las décadas de terror, han dejado huella entre algunos de nuestros políticos, que parecen necesitar un "enemigo" mortal para tener una razón de ser y existir. Parece ser que sin ETA, no son nadie, no tienen argumentos para hacer política.

El pasado sábado día treinta, en espacio nocturno, una cadena de televisión estatal programó un debate sobre todo este asunto. Participaron en él Ada Colau, portavoz de la plataforma PAH, Carlos Garcia, concejal por el Partido Popular en el ayuntamiento de Elorrio, ( Vizcaya ), algún portavoz de otra plataforma y varios periodistas.

Como es lógico, el señor Carlos Garcia defendía sus postulados, el "guión" de su partido ante los argumentos de la mayoría de los participantes en el debate, que simpatizaban con las reivindicaciones de la PAH.

Tras la primera media hora inicial, y agotados sus argumentos, Carlos García  al verse acorralado dialecticamente, le espetó a la portavoz de la PAH :

" ¿ Pero a ver, a vosotros, quién os ha votado, ¡¡ eh !!, quien os ha votado ?"

El señor García  a quién admiro por su voluntad de ser concejal Popular en un municipio como Elorrio, no estuvo demasiado afortunado. No consigue entender, de que aparte de los partidos políticos, existe algo que se llama "sociedad civil", que se articula en diferentes asociaciones que velan por los intereses de los ciudadanos, ¡¡ y que casualmente son los que le votan a él  !!.


Y después, el ministro del interior con su : ¡¡ todos a la comisaria, que allí ya lo aclararemos !!.

Si los ciudadanos teníamos la impresión de que nuestros políticos viven en un mundo aparte, ahora ya tenemos la constatación de ello.

Vaya por delante que protestas como el "escrache" no me levantan simpatías  por la carga de coacción que pueden implicar si alguna se desmanda. Pero si los políticos no reaccionan ante el drama que suponen los múltiples desahucios,  ante la miseria tercermundista que significa echar a tantas familias de su domicilio y dejarlos indefensos en la calle, vamos a tener en poco tiempo una situación realmente explosiva en las calles, otra vez más.

Tampoco creáis que nuestra clase política me inspira algún tipo de simpatías. Les hemos puesto en sus cargos para solucionar todos estos problemas, y si siguen insistiendo en vivir dentro de una torre de marfil, ajenos a todo, no está nada mal que alguien les saque los colores en la calle. 

Pero eso sí, sin violencia, sin insultos y sin coacciones.

Si realmente los políticos quieren hacerse con el control de la situación, tendrían que dictar una moratoria de los desahucios, y establecer tribunales de arbitraje en cada provincia que revisen cada caso individualmente.


Estamos vencidos, pero no derrotados.

Os dejo unos versos de Mario Benedetti, que transpiran esperanza. No hay que rendirse nunca.



14 comentarios:

  1. La sobra de oscuros pasados se pasea por el presente amenazando las pocas libertades que algunos quieren coartar.
    Un Saludo . elperroverde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de olvidar el pasado, es que suele repetirse.

      Esto parece un bucle, estamos como cuando estalló la guerra civíl, una multitud de pelagatos, y cuatro potentados.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Basta de desahucios! Una vivienda es un derecho humano.
    La crispación y el hartazgo de la ciudadanía con la clase política, se ha hecho palpable tanto en las consignas como en la actitud de los manifestantes.

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucrecia, según la constitución una vivienda y un trabajo son derechos universales de los españoles.

      Y así andamos.

      Un besazo, reina.

      Eliminar
  3. Que hermosas palabras las de M.Benedetti. La dación en pago es lo que deberia se permitido cuando no puedes seguir pagando la hipoteca. No conocía la palabra escrache, interesante.


    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo para tí. Espero que en Florida ya sea primavera.

      Eliminar
  4. Todo es muy utópico, no hay quien pueda con estos Gobiernos y al final la masa se vuelve fanática.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DE acuerdo contigo, utópico, y casi surrealista.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Muy bueno el escrito, como siempre.
    Me gusta Benedetti, aunque no siempre comparto su famosa refexion " Entre la literatura y la revolucion, la prioridad es la revolucion".Ante este panorama politico ¿Quien puede hacer una revolucion? lo doy por perdido, me quedo con la literatura
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, a la vista de como acaban las revoluciones, creo que de momento no necesitamos anguina. Aunque no iría nada mal un poco de sentido común, tanto para los gobernantes como para los gobernados.

      También me quedo con la literatura, porque en nuestro pasado, está la clave de nuestro futuro. Tan solo hay que leerlo con un poco de atención.

      un besazo.

      Eliminar
  6. No solo viven en su torre de marfil sino que viven a todo trapo a nuestras espensas. Bendito Benedetti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pura inconsciencia. Ellos no saben que su destino está unido al nuestro, a pesar de sus privilegios y de su torre de marfíl.

      Besos.

      Eliminar
  7. Es curioso los del PP señalan a los escraches por la presión que les meten y se atreven a mencionar que sus hijos sufran traumas,pero maldita sea! Puede haber más presión que no tener un trabajo para poder pagar la hipoteca y quedarse bajo la luz de la luna? Y esos niños, acaso no sufren traumas o es que sólo las padecen los hijos de los señores ministros?
    La dacion de pago me parece lo más correcto, a qué esperan para hacerlo ley?
    Y todo esto pienso y eso que me parece que alguno que ya no puede pagar la hipoteca pecó de ambición porque todo hay que decirlo. Antes de pedir dinero para comprar algo que no es esencial hay que pensarlo y mucho.
    Todo lo que está pasando parece cosa de locos, nene.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Coincido contigo en que hubo algunos que se metieron en asuntos que les venían grandes, y lo digo porque conozco algún caso. Pero también está la responsabilidad de los que les fiaron el dinero, sabiendo que era un desastre anunciado.

    Absolutamente una locura, si señora.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.