martes, 21 de junio de 2011

LOGICAL SONG ( TREINTA AÑOS DESPUÉS )


      Reflexión de la semana : " Si nos obsesionamos con el futuro, no disfrutamos el presente "
                                    ( Mónica Naranjo, cantante y compositora española )


                                 


Esta tarde, regresé a casa después de mi periplo cotidiano de trabajo, cansado como cualquier otro día. Una ducha reparadora limpia de mi piel el sudor de la primera tarde calurosa del verano. Pero aún me queda por delante una hora tediosa de enviar a la oficina informes comerciales, ordenes de compra, e instrucciones de transporte. Decido prescindir de la radio por un día, hoy estoy demasiado saturado de malas noticias.

Conecto el reproductor de música con los archivos del PC, en modo aleatorio, una macedonia de música clásica, rock, pop, folk es el bálsamo que utilizo para relajarme y perder el mundo de vista, mientras resuelvo la burocracia comercial.

Debió ser la segunda o la tercera grabación que sonó aleatoriamente, " Logical Song", de Supertramp.
Nuestra memoria está elaborada con sensaciones, con olores familiares, con sonidos que sin venir a cuento, nos pueden retraer a los momentos mas maravillosos, o los mas infelices de nuestra vida. Hacia años que no escuchaba esta canción con la voz peculiar de Roger Hodgson. Escucho los primeros compases del órgano eléctrico, y hago una pausa en el tecleo.

Mi mente regresa a una tarde de primavera de treinta años atrás. Regresaba a casa, procedente de una base naval en el sudeste, donde realizaba ni instrucción militar. Tenia unos cuantos días por delante para olvidarme de la absurda rutina militar, que nos reducía a la talla de idiotas dignos  de toda desconfianza. Volvería a sentirme un joven normal por unos días en el hogar paterno, en mi ciudad, con mi gente. Un tedioso viaje de cinco horas bordeando la costa mediterranea me separaba de casa. Encendí el walkman que llevaba conmigo, uno de los primeros modelos de Sony, grande, aparatoso y devorador de pilas modelo AA. La cinta de cassette, era el álbum "Breakfast in America". Desde hacia un par de años yo era un seguidor incondicional del grupo, Supertramp.

El aburrimiento de aquel viaje en autobús, me llevó a traducir al castellano "Logical Song" en mi rudimentario inglés de entonces.

                             Cuando era joven, la vida me parecía maravillosa,
                             un milagro, era hermosa, mágica.
                             Y los pajaros, en los arboles, cantaban tan felizmente,
                             con alegría, y juguetones me miraban.

                             Pero luego, me mandaron lejos, para aprender a ser sensato,
                             lógico, responsable, práctico.
                            Y ellos me enseñaron un mundo, donde debía mostrarme digno
                            de confianza, clínico, intelectual, cínico.

                            Hay momentos cuando el mundo duerme
                            en que las preguntas se vuelven demasiado profundas
                             para un hombre sencillo como yo.
                            ¿ Quieres decirme por favor, que hemos aprendido ?,
                             se que suena absurdo, pero por favor, dime quien soy.
                            Ahora, vigila lo que dices, o te llamaran radicál, liberal, fanático, criminal.
                            ¿ No quieres unirte ?.

                            Nos gustara saber que seras aceptable, respetable, presentable, un vegetal.

                           Hay momentos cuando el mundo duerme
                           en que las preguntas se vuelven demasiado profundas
                           para un hombre sencillo como yo.
                           Se que suena absurdo.
                           Pero por favor, dime quien soy, quien soy, quien soy..........

Lo primero que pensé al reflexionar sobre la letra de la canción, es que el letrista, Roger Hodgson, estaba tan loco como una cabra. Carne de psiquiatra. También entonces, el mundo era nuevo y maravilloso para mi, con mis pocos años y mi tremenda energía juveníl.

Un lugar lleno de luz y con el aroma de la lluvia recién caída.

Treinta años mas tarde, me veo reflejado en la canción. Pero no han conseguido que sea digno de confianza, clínico, intelectual y cínico. Y me importa muy poco que me llamen liberal, fanático, criminal.

No han conseguido hacerme pasar por el aro. No he vendido mi alma a cambio de un chalet adosado en la costa, con una interminable hipoteca pendiente. Ni tampoco me han vendido un monstruoso coche 4X4 de importación, a pagar en diez años. Pueden asustarme, pero no pueden atemorizarme.

No le debo un céntimo a nadie, tan solo lealtad y amor a todos aquellos que me han dado ambas cosas, quizás sin esperar nada a cambio. Lo poco que tengo, y lo poco que soy, lo he pagado al contado

No pueden commigo, sencillamente porque no pueden sujetarme. No me interesa nada de lo que me puedan vender, y sigo siendo aquel muchacho deslenguado que decía lo que pensaba en voz alta.

Hodgson, puñetero, ¡¡ que razón tenias  !!. Treinta años después, sigues cantando lo mismo, y yo ahora pienso como tú.

Treinta años después, sigo viajando en un autobús que creo que no va a ninguna parte.

            Dedicado a los del "15-M" que este fin de semana, han
        invadido pacíficamente las calles de las ciudades pidiendo
        un sistema mas digno.

       ¡¡ Que paguen la crisis los que la provocaron reventando
           el sistema con su avaricia y despues se han dado a la
           fuga con los beneficios !!
                                 

14 comentarios:

  1. Una emocionante reflexión, gracias por ella.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Magnífica reflexión J. me has llevado a ese recuerdo de jovencita inconformista, y viendo la realidad en la que vivimos sabes.. hasta la añoro, no porque haya cambiado de forma de pensar sino por las circunstancias actuales que nos rodean , y ver que los que tienen mucho siempre querrán y tendrán más, y los demás (osea nosotros siempre estaremos pensando ¿valia la pena el ideal que viví y seguí hasta la saciedad en los años universitarios? ¿vale la pena continuar pensando igual?.... Cuando lo más fácil sería subirse al carro de los ambiciosos y recorrer el camino como borregos para llegar a ser un President Mas cualquiera...
    Muchas veces me pregunto ¿de que nos valieron tantos años de lucha contra la injusticia vivida hace treinta años si hemos igual o peor que antaño?
    Es cierto que lo que pensamos.. es lo que somos, y yo tampoco soy un borrego más del sistema. por eso también me sumo a los movimientos del 15M aunque sea desde la soledad de mi escritorio y mis ideales que siempre serán mios. Recuerdas la peli " El club de los poetas muertos"? pués eso siempre mirar adelante con las ideas bien definidas, aunque para eso hemos que tenido que vivir y llegar a cierta edad de madurez oi?

    Me ha encantado esta reflexión y por supuesto Supertramp jajaj que años aquellos eh???

    Un petonás J.

    ResponderEliminar
  3. Tienes muchisima razón en tus palabras rodericus, como siempe no puedo hacer otra cosa que estar de acuerdo contigo y reflexionar...

    Lo más grande que me dejó mi padre, es que uno ha de ser como es, y que aunque pase el tiempo y el mundo cambie uno no debe cambiar ni conformarse...

    Cuando le tenía lo sabía, pero desde apenas unas semanas esa afirmación cobra más fuerza...hay que ser muy valiente para seguir en pie pensando lo que uno pensaba hace tiempo, sin ser uno más de la manada...porque no todo el mundo te entiende, y te tachan de no evolucionar...pero él me enseño que no evolucionar y seguir siendo joven pero inteligente, es lo único que tenemos y que nos queda una vez que nos vamos...

    Lo que somos capaces de dar de nosotros a los demás sin artificios, sin pretender ser quien no somos...siendo leal a neustras convicciones, dejando sentir neustro corazón y actuando únicamente con él.

    Que siempre exista una canción que alivie nuestro corazón y nos haga encontrar el camino que éste siempre ha caminado!!

    Un abrazo,

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  4. Lisebe, vale la pena seguir vistiendo los mismos ideales. Quizás nunca ganaremos la partida, pero siempre sabremos quines somos y donde estamos, al contrario que algunos que "picaron" en los falsos "mitos de progreso" y estos dias están viviendo en la esquizofrenia mas feróz.
    Desde hace un par de años, vengo observando un cambio de actitúd en algunos de mis conocidos. Los que hace años que me miraban por encima del hombro, con una cierta condescendencia por mi falta de ambiciones, y que creian tener un "status" superiór al mio, ahora me confiesan :
    - ¡¡ Que suerte tienes cabrón !!.
    - Siempre habeis confundido en "tener" con el "ser". y ahora, la jodida realidad os ha recordado quienes sois.-
    Mi respuesta, cortante pero dicha en forma amable.

    Crecí con unos cuantos tipos que medraron en la politica. No cambio mi tranquilidad por el miedo y el insommnio que ahora ellos padecen, aunque tengan la cuenta corriente llena y un BMW en la puerta.

    Echo en falta a aquellas "superbandas" de los 80. Los Doobie Brothers, Emerson, Lake & Palmer, la ELO. Actualmente, salvo en raras excepciones, nadie en la musica alcanza las cotas de calidad y creatividad de ellos. Suerte de las viejas garbaciones.

    Espero que estes en plena forma.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Rebeca, siento que hayas tenido una perdida tan sensible. Nunca desaparecen del todo. Mientras recordemos a las personas que amamos, de un modo u otro siguen viviendo, aunque sea dentro de nosotros.

    Y tenia razón tu padre. Siempre hay que ser fiél a uno mismo, sin seguír el viento que mas sople.

    Todo aquello que no llevemos enganchado a la piél, siempre será prescindible. Tanto dá el conducir un Porsche, ir en bicicleta, o caminár. Lo importante, es tenér claro a donde ír, sin correr en circulos.

    Siempre tendremos un poema, una canción, los escritos de un viejo filosofo que después de dos mil años, nos darán la exacta dimensión de los que somos, fragiles seres humanos hechos de carne y sentimientos, aun cuando estemos envueltos en seda.

    Un abrazo también para tí.

    ResponderEliminar
  6. En mi entrada de ayer dejé un enlace a esta entrada. Espero que no te moleste. Tuve que hacerlo porque me sugirió un montón de cosas que no pude refrenar.

    Son esos recuerdos de un algo concreto en nuestras vidas lo que nos ofrece perspectiva, a veces la letra de una canción. Que de pronto nos lleva de nuevo a quienes éramos una vez, cuando la vida no tenía la suma de días actual y a penas entendíamos algo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Begoña, de mil amores. Muchas gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta venir a este sitio de la red y leer tus reflexiones. Lo que hoy nos expones se pone en evidencia en cada uno de tus post.

    MUCHAS GRACIAS RODERICUS!

    UN ABRAZO DE CORAZÓN!

    ResponderEliminar
  9. Gracias a ti Bandero, por las historias desconocidas que nos brindas de la red metropolitana.
    Un lugar que frecuentamos, pero del que desconocemos casi todo el, esfuerzo que supone haberlo construido y mantenerlo en marcha.
    Todo un universo subterraneo con su propia vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Carlos, menos mal que aún conservas el sentido del humór.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. VIEJO

    Prometiste ser valiente,
    atajar la lengua en fuego,
    domar las olas a lomos de plata,
    acabar con todos los villanos,
    terminar con todos los canallas.

    Y en cada uno de tus juramentos,
    dejaste un dolor hincado,
    un párpado hundido,
    un lamento derrotado.

    Se levantó la piel,
    se ensancharon las espaldas,
    se cansaron los huesos de quebrarse
    entre tanta pesadumbre
    y tanta rabia huida
    de tu corazón indómito.

    Creí, por un momento,
    que el tiempo transcurría
    sin limites,
    al antojo de tus dedos,
    mientras chasqueabas segundos
    al ritmo de un son indescifrable.

    Me sonreí, al pensar,
    que eras tú, solo un hombre,
    embutido en el gran alma de un niño,
    quién caminaba frente al sol,
    con los ojos desafiando a sus biliosos rayos,
    y contra todo pronóstico,
    vencía, sola, tu sonrisa.

    No hubo jinete más huérfano,
    ni amaneceres más superlativos
    hasta acabar hincado en aquel horizonte.

    Solo volví a escuchar tu nombre
    en los lamentos de la Luna,
    quien asegura en noches de escarcha
    que te convertiste en un viejo de aquellos…
    que juraste…que nunca serías.


    (Me alegra saber que tú no has envejecido...besitos)

    ResponderEliminar
  12. Gracias chica mala, por unos versos tan esplendidos y tan cargados de sentido.

    Aunque ha pasado mucha agua bajo los puentes, sigo siendo el mismo criajo rebelde de entonces, con una ventaja sobre él, soy algo mas sabio, aunque sigo aprendiendo todos los dias. Tambien de gentes como tú, que aportais vuestro fuego interiór para confortarme de un mundo cada véz mas frio e inhospito.

    Y ahora, como entonces, las "chicas malas" sois mis mujeres favoritas.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Si has leído mis desvaríos y tienes algo que aportar, hazlo aquí.