martes, 28 de septiembre de 2021

LAS CONSECUENCIAS DE AÑOS DE "BUENISMO" MARCA "COLAU"

 


Huella del impacto de la botella en los montantes de las puertas.


El pasado sábado día veinticinco de Septiembre comencé mi jornada laboral como de costumbre, a las seis de la mañana, ignorante de la batalla campal que se desarrollaba en los alrededores de la Plaza de España de Barcelona entre los participantes de un "botellón" masivo y las escasas fuerzas de la policía autonómica, los anti-disturbios de los Mozos de Escuadra.

Para aclarar mi relato a los que no conocen a lo que me dedico, soy conductor de un coche VTC de la empresa Cabify, y mi función es atender a las solicitudes de transporte que hacen nuestros clientes a través de la aplicación del móvil.

Sobre la siete de la mañana me entró una solicitud de un cliente, recogida en la calle Tinent Flomesta del barrio de  Sants con final en la esquina de la calle Rocafort con Gran Vía.

El trayecto entre los dos puntos pasa por la calle de Sants, calle Cruz Cubierta, Plaza de España y finalmente el lateral de la Gran Vía.

Al llegar a la altura de Cruz Cubierta, me encuentro con un paisaje desolador : una motocicleta de alquiler tumbada y cruzada en mitad de la calzada, y el asfalto sembrado de vidrios.

Unos grupos de jóvenes ascienden por ambas aceras en dirección a la plaza de Salvador Anglada.

Reduzco la velocidad del coche para esquivar la motocicleta y evitar reventar los neumáticos con los cristales de botellas sembrados. 

Sin previo aviso, un estruendo sacude el coche mientras una lluvia de cristales rotos cae sobre el capó y el techo. Un botellazo lanzado a toda potencia del brazo contra mi coche. 

El pasajero entra en pánico y empieza a gritar, mientras yo, conservando la sangre fría procuro alejarme de los alborotadores sin  reventar ninguna rueda.

A cincuenta metros calle abajo, hay estacionada una furgoneta de los anti-disturbios con las luces encendidas, donde están refugiados los policías. No se mueven del interior del vehículo, y no hacen ningún amago de perseguir a los gamberros, a pesar de haber contemplado con claridad lo sucedido.

Cruzo la plaza de España esquivando un mar de vidrios rotos en el asfalto y algunos contenedores de basura ardiendo. Varias furgonetas de los antidisturbios cortan el acceso a la Avenida del Paral-lel, pero tampoco veo a sus tripulaciones  poniendo orden en el caos. El pasajero continua gritando histérico, mientras yo procuro calmarlo.

Por fin llegamos a su destino, donde cierro el servicio, y me desvío de la Gran Vía para echar un vistazo a los daños del coche.

Compruebo que por suerte, el impacto ha sido entre los dos montantes de los vidrios de las puertas del lado derecho, como se puede apreciar en la fotografía, y los cristales rotos que cubren el vehículo.

Si esa botella hubiese impactado contra alguno de los cristales, habría entrado en el interior del  vehículo, con las consecuencias que se pueden imaginar.

Retiro el grueso de los cristales con un plumero ( mas tarde pasé el coche por un túnel de lavado ), y me tomé un café para asentar los nervios.

Por desgracia, aquí en Barcelona empezamos a acostumbrarnos a estos incidentes que se suceden una semana si y una semana no, como en su momento sucedió con la llamada "kale borroka" en el País Vasco.

Barcelona desde hace muchas décadas, ha sido una ciudad donde imperaba el civismo, el respeto mutuo y la tranquilidad.

¿ Como demonios hemos llegado a esta situación ?, pues bien, aquí empieza mi particular  "Yo Acuso", parafraseando a Emil Zola.

Yo acuso al Ayuntamiento de Barcelona encabezado por la señora Colau de haber desmantelado en sus mandatos a la unidad anti-disturbios de la Guardia Urbana, fiando el orden público a la "buena voluntad" de los ciudadanos. Es harto conocida la fobia de la señora Colau y sus "mariachis progres" a los uniformes, confundiendo el uso legítimo de la violencia para evitar desordenes, con la represión indiscriminada.

Yo acuso a los sucesivos gobiernos del al Generalitat de haber desplazado las competencias en orden público de la Policia Nocional y Guardia Civil, sustituyéndolas por una policía autonómica insuficiente, mal equipada y peor entrenada para hacer frente a situaciones de desordenes y saqueos como los que estamos viviendo.

Todo esto, y la "politización" del cuerpo, reconocido públicamente por los propios sindicatos de los Mozos de Escuadra

En general, a nuestros gobernantes municipales y autonómicos, la seguridad ciudadana les importa un bledo. Ven estos actos de salvajismo como algo imprevisto que perturba la tranquilidad ciudadana, y como algo molesto para ellos, pero sin cuestionarse en ningún momento porqué ha sucedido y como evitar que se siga repitiendo.

Encogerse de hombros no elimina los problemas

Señora Colau y señor Aragonés, la teoría de "El Buen Salvaje" de Jean -Jacques Rousseau está equivocada desde el mismo momento en que el filosofo la formuló.

El ser humano no es "intrínsecamente bueno" por naturaleza, no existe una bondad "natural".

El noventa y nueve por ciento de la ciudadanía respeta las leyes por miedo al castigo y a las represalias, no por ningún prurito moral.

El "codigo de Hammurabi es el primer código penal dictado por aquél rey babilónico en el siglo XXI antes de Cristo. Ya por entonces, alguien decidió poner orden en el caos social, y lo puso por escrito, para disipar dudas

Lo único que puede garantizar el respeto a las leyes y el orden, es la estaca empuñada por una policía que haga un uso legítimo de la violencia, realice detenciones, y ponga delante de un juez a los delincuentes.

Tengo que recordarles que en el Pais Vasco, el gobierno autonómico acabo con el vandalismo sistemático dictando leyes, y sobre todo, condenando a pagar los daños ocasionados a los autores de los mismos. No hay nada mejor que "tocar el bolsillo" de los incívicos para apaciguarlos.

Todo lo demás, son gilipolleces metafísicas, que quedan muy elegantes en sus discurso político, pero que fomentan lo peor : la impunidad de los posibles delincuentes.

Señora Colau,  hágase un favor a usted y a los ciudadanos de Barcelona, dimita y dedíquese a practicar el "buenismo" en su particular intimidad, y deje el gobierno de la ciudad en manos mas capaces que las suyas y las de la señora Janet Sanz.

¡¡ Jubílese, si realmente nos quiere, váyase !!.









viernes, 27 de agosto de 2021

EN AGOSTO, EL CAMBIO CLIMÁTICO PUEDE ESPERAR


 Desde el arranque de la pandemia, el Ayuntamiento de Barcelona ha redoblado su "guerra" particular contra el vehículo privado eliminando carriles de circulación de diversas calles, y multiplicando el numero de carriles para bicicletas, eliminando también así los carriles abiertos a los vehículos.

La "inteligencia gris" que hay detrás de todas estas modificaciones viarias es la primera teniente de alcalde, la señora Janet Sanz,  porque según ella : "El Cambio Climático No puede Esperar".

Circular por Barcelona este otoño, va a ser una prueba para los nervios de los conductores.

Y desde luego, la contaminación no va a disminuir, sino que va a aumentar más todavía.




Pues bien, las vacaciones de la señora Sanz están siendo noticia porque se dedica a recorrer las calas recónditas de Menorca en un yate privado, acompañada de su pareja.


 


Parece ser que nuestros gobernantes tienen patente de corso para incumplir la ideología que ellos imponen a sus gobernados. 
Invadir espacios marítimos inaccesibles y protegidos con un yate a motor Diesel ( un combustible tan denostado por ella y su secta ) no parece preocuparle tanto.

Otra muestra del cinismo, la ignorancia y el desprecio a los demás de nuestras "izquierdas alternativas".

Por lo visto, el cambio climático también hace vacaciones en Agosto.

Lo que ya he dicho en otras ocasiones, nos gobiernan los tontos de la clase, quizás porque en la empresa privada no tienen cabida sus "currículos" ni sus méritos.

La debilidad que tienen por la redes sociales, publicando en ellas hasta los cafés que toman, pone al descubierto su mediocridad.




jueves, 26 de agosto de 2021

NOTA INFORMATIVA

No creo que haya que añadir gran cosa mas al cartel, ahora en estos días, en los que tanto se pone en cuestión la calidad del turismo que recibimos en Cataluña.


En todas partes, sucede lo mismo. Es, desgraciadamente, la condición humana.

 

martes, 27 de julio de 2021

LA VERDAD



Levantando la vista hacia arriba días atrás, la pasada semana, me tropecé con esta pancarta, en el balcón de un inmueble situado en el chaflán de la calle Entenza con Diputació, lado montaña-Besós, para situarnos con mas precisión cartesiana.

Iba a redactar una entrada poniendo a parir a todo el movimiento "negacionista" del COVID, pero creo que simplemente con que echéis un vistazo al contenido de la pancarta ya hay mas que suficiente.

No os aburriré con argumentos que rebatan toda esta sarta de tontearías, creo que para alguien medianamente inteligente, se caen solos. Al autor o autora de este panfleto, si que quizás le hace falta una inyección de "oxido de grafeno".  Porque igual  mejoraba algo su estado de salud mental, ya que el grafeno es un óptimo superconductor.

martes, 18 de mayo de 2021

in memoriam ( Franco Battiato )


   


¿ Sabes maestro ?. Sigo buscando eses centro de gravedad permanente,
y ahora creo que no es tan importante el encontrarlo, sino la búsqueda en si misma.

Gracias por toda tu poesía, y por tu forma de entender la música y la vida.

" que somos seres inmortales, caídos en la oscuridad....."



martes, 6 de octubre de 2020

BARCELONA POSTALES COVID ( 3 )

 SOLUCIONES  " COLACAU "





Durante el confinamiento, el Ayuntamiento de Barcelona con la señora Colau a la cabeza, decidió seguir con su plan para entorpecer  al máximo el tráfico rodado en la ciudad, y ha eliminado unos cuantos kilómetros de carriles en las calles del Ensanche barcelonés.


Las fotografías que publico corresponden al cruce de las calles Consell de Cent y Rocafort.

Se han eliminado las zonas de estacionamiento para carga y descarga en los chaflanes de manzana, siendo substituidos por extraños jardines rodeados de vallas de acero, esferas de hormigón de diversos tamaños, y en el caso de los carriles de circulación, poliedros de hormigón a guisa de bancos.

Todo ello con un suelo delimitado con kilos y kilos de pintura amarilla y azul, dependiendo de la zona, en el caso de Consell de Cent, la restricción a carril único se prolonga desde el cruce con Rocafort, hasta la calle de Girona.

Los poliedros de hormigón han quedado situados a escasos diez centímetros del carril de circulación, con el consiguiente riesgo para los motoristas en caso de caída o accidente.

Este colectivo ya ha puesto el grito en el cielo ante un riesgo tan evidente

Ante las quejas sobre estos peligrosos obstáculos, los del Ayuntamiento se han limitado a redondear algo las aristas, y a colocarles a estos obstáculos unas diminutas placas reflectantes.

Todo este asunto se debatió en un pleno municipal, después de su colocación. Ante la solicitud de la oposición para retirar estos "artefactos", el grupo municipal se negó a hacerlo, con la afirmación de la señora Janet Sanz, concejal de movilidad, de que :

"salvar vidas no es negociable".

Con esta frase, la señora Sanz se refiere a las muertes provocadas por la contaminación de personas con enfermedades crónicas respiratorias.

La ignorancia de la realidad de la señora Sanz solo es superada por su egolatría y su soberbia.

Constriñendo y dificultando el tráfico se consigue solo el resultado contrario al buscado, un aumento de la contaminación.

Es pura matemática, cuanto mas tiempo permanece un motor de explosión encendido, mas contamina, cuantos mas obstáculos haya en la ruta, mas tiempo se emplea en recorrerla.

Resultado, como diría Timoteo : un pan como unas hostias.

Eso sí, un "pan" carísimo en obstáculos de hormigón y en pintura de buena calidad resistente a la intemperie y la abrasión.

¿Qué empresa habrá sido la adjudicataria de este "pastón" en hormigón, pintura y jardines ridículos ?.








martes, 29 de septiembre de 2020

BARCELONA, POSTALES COVID ( 2 )


 A principios de año publiqué aquí esta fotografía, que era una auténtica paradoja : una tienda de alimentación "vegana" puerta con puerta con una carnicería-tocinería, en la calle Sant Antoni María Claret de Barcelona





Hace unos días, volví a pasar por el mismo lugar, después de seis meses largos sin frecuentar el barrio.

Mi sorpresa fue que la tienda "vegana" ha echado el cierre definitivamente. Posiblemente haya sido victima directa también de la pandemia. La carnicería, sigue abierta y trabajando con la normalidad habitual.

Y esto me ha hecho reflexionar un poco sobre los nuevos hábitos modernos de alimentación.

Antes, había vegetarianos por "obligación". Cuando nací, en los sesenta del pasado siglo, las carnes en la cocina eran un auténtico lujo. El pollo era un plato reservado para los días festivos, y un filete de ternera en la mesa era todo un raro acontecimiento.

Ahora disponemos de carnes asequibles con las que complementar nuestras necesidades de proteínas animales, que difícilmente se pueden complementar con una alimentación vegana, por mucho tofu que comamos.

Pero hay por ahí quien confunde los hábitos alimentarios con una religión, y se transforma en un o una radical-vegetariano por voluntad propia.

En fin, solo bastaría con aplicar la cita del filosofo Epicuro : "nada en exceso" para llevar una vida plena y sana sin renunciar a un buen filete de ternera de vez en cuando.

Cada día descubro multitud de comercios y negocios cerrados en Barcelona, y eso me crea tristeza y desazón.

Por todas las ilusiones, las esperanzas y los puestos de trabajo destruidos.

Esperemos salir de esto lo antes posible.